Historia de nuestra banderola DIY:

Eso de que estás en tu casa más aburrida que Perry y decides hacerte un DIY para alegrar algo, lo que sea.

Lo mismo te pintas una puerta, que buscas un palet y haces un mueble…

Esta vez ha tocado algo sencillito y de andar por casa.

Obsesionada por reducir los materiales que se van acumulando en casa de otras manualidades (el bolso NO puede ser más bonito). Miras al fieltro, lo vuelves a mirar dos veces, le haces ojitos, te levantas del sofá y sueltas un ¡se acabó!

Te diriges a todos los mini restos fieltrosos que lo mismo podrías haber tirado a la basura hace dos mes, cuando en medio del confinamiento ordenaste TODA la casa. Pero no tiraste nada porque a ti el Diógenes te puede. Y bien que te vino.

Porque ahora tu hija tiene una banderola DIY que le alegra la camita, que tú estabas ya un poco harta de la vida de que la niña solo tiene las tablillas de la cama de arriba cada vez que se acostaba en la parte de abajo de la cama Kura de Ikea. Ahora ve banderolas. Ella está contenta y tú también.

Mira el video más rápido de la historia de YouTube para ver cómo hicimos nuestra famosísima banderola DIY ;).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.