Piojos: Mi hija tiene liendres. Así sin pañitos calientes te lo digo. Yo lo estoy viviendo intensamente.

Yo tengo un blog de maternidad que acabó siendo un blog de costura y de crochet y del mundo DIY. ¡Mira tú que bien! pero claro, yo sigo siendo madre, y yo de este tema tengo que hablar.

Porque amiga en esta vida no todo es Pinterest y de igual manera que hay  patrones gratuitos de costura  por el mundo, también hay piojos. El Yin y el Yang. Directamente te voy a decir que, en esta ocasión, hablamos  de unos piojos con unos huevos como cocos

Espectaculares.

Piojos. Antecedentes

Mi hijo pilló, en infantil, unos piojos decentes. De esos piojos que tú le ponías tus cositas y, oiga, los piojos y las liendres que desaparecían sin problema ninguno. La zona quedaba completamente despejada.

Mi hija no. Esta vez mi hija no tiene piojos sino OKUPAS CAPILARES. Mi hija lo hace todo a lo grande.

Rutina diaria anti liendres

Cada día durante por lo menos 10 día ha traído liendres.

Y amigas… esto es un curro. Toda la tarde a la fresca en la terraza revisando la cabeza, mejunjes varios en el pelo, tiempos de espera…. y lo que mejor me funciona es quitarlas una a una con la mano. Para volverse locatia total.

via GIPHY

A mi solo me queda ponerle un casquete de hormigón armado a la niña en la cabeza. Le he puesto de todo: champú antipiojos (que tenía yo guardadito del hermano), líquido desprende liendres, un flit preventivo, aceite elencial de árbol de té, vinagre, una gomina anti piojos…. todo. He usado todo.

Parte de mi bodegón antipiojamen

Pediculosis. Nuestra rutina.

En primer lugar el pelo bien recogido. Mi hija va cada mañana al colegio con una o dos coletas.

En segundo lugar lleva todo lo que le puedo poner en la cabeza que tenga la etiqueta “anti piojos”.

En tercer lugar le explico una y mil veces que no se quite las coletas para evitar tener el pelo suelto y la posibilidad expandida de que el piojamen depositaliendres vuelva a su melena.

Finalmente, cuando la recojo a las dos de la tarde, aparece así. Sale con todo el pelocho suelto. Más feliz que una perdiz. Con su melena al viento. Y las liendres pa mi casa, of course.

Ya la Doctora Amalia Arce decía que el tema piojos es una auténtica locura. ¡Qué ganitas de que llegue la Semana Santa!

Pare terminar te voy a decir que a mi ya solo me queda el humor. Eso y rezarle a Santa María de la Cabeza.

2 respuestas

  1. Mi hija era igual. Lo solucionamos haciendo un tratamiento en un centro especializado en Barcelona donde le aspiraron las liendres durante 2 horas
    50 euros y !nunca más!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.