chaleco de niña

Hay telas bonitas, telas normales, telas feas y telas que te entran por los ojos y hasta que no haces algo con ellas no puedes dejar de rascarte la cabeza por el estrés metal que te produce. Les pasa a todos ¿¿¿verdad???? Díganme que sí como a los locos.

Había una vez una tela mostaza Oooooohhhh que bonita. Bueno sigo: había una tela de color mostaza a lunares blancos. Cada vez que alguien dice que no le gustan las telas de lunaritos muere un pajarito. Bueno, sigo que me lio mogolloni: había una tela mostaza con lunaritos blancos (muy folclórica y discreta ella) que me llamaba y me decía cóseme. Y yo la cosí. Yo cada vez que oigo voces en mi cabeza les hago caso por si acaso.

Y este es el resultado. Un chaleco de niña no discreto y calentito.

De este patrón he sacado este chaleco. Yo lo definiría como countrychic con un toque bohemio. También lo puedo definir como chaleco de lunares pero para qué vamos a estar parcos en palabras ¿pa´qué? Si eso no sirve pa´ná. Vamos a darle glam a la cosa hombre.

Las mangas no las cosí como me decía en el tutorial original porque yo ahí patino y he entrado dos veces en barrena. Las cosí por este tutoríal y me ha resuelto muy, muy bien. Me gusta más el resultado porque a mí me es más fácil. Odio coser a mano pero es lo que hay.

Inspiración

La inspiración divina me ha venido por aquí, vi esto en pinterest y me chiflé toda. Ya bajo el influjo lunanero me he hecho este otro chaleco.

Detalles

¿Se nota que soy muy, muy fan de los lunares?

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.