El sábado por la mañana  es el mejor rato de mi mundo mundial. Porque lo niños no tienen cole, porque yo no tengo que trabajar y porque sabes que el fin de semana sólo está comenzando.

¿Importa la hora en un sábado? NO.

¿Puede ser más genial?

Los sábados por la mañana hacemos realmente lo que nos apetece. Es como unas pequeñas vacaciones que llegan cada siete días justos. No hay horarios, no hay prisas. Desayunamos cuándo nos apetece y no hay obligaciones. La lavadora por tender puede esperar siempre un sábado por la mañana.

¡A disfrutarlo!

tortitas
¿No hay mantequilla para las tostadas? Fácil arreglo. Hacemos tortitas
IMG_3265
Coser con una niña que juega con los dedos de tus pies

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.