La pequeña Kiki nos ha dejado. Y la pena es que nos ha dejado para no volver.

Se ha ido al cielo y los niños quieren que vuelva pero ella andará bañándose en las templadas aguas tropicales y no recordará nunca jamás que vivió en una pecera la gran parte de sus días. Una vez se escapó y vivió a lo loco 18 días. Eso que se lleva.

Estamos triste, nos da penita y nos dio mucha cosita encontrarla en la pecera muerta. El Pare la fue a coger y de pronto vio que estaba sin vida. La pobre Kiki se había marchado.

mascota niños
Ella y sus paseos por el huertecillo…
¡Hay Kiki!


Corté un trozo de tela blanca y la envolvimos. La enterramos en una maceta grande de hortensias que tenemos a la entrada de casa.

Últimamente no comía y siempre estaba fuera del agua. Hace como tres semanas la encontré boca arriba en el agua flotando pero la giré y se puso normal a nadar. Quizá le dio un sincope o yo que sé. La cosa es que ahora nos damos cuenta de que venía avisando porque ayer el Pare se metió en internet y después de leer y leer creemos que le dio una neumonía. Posiblemente estaba mala y nosotros sin enterarnos.

Murió en domingo y el viernes por la noche se vio en el sofá, en las manos del Pare  la película “Bichos” completita. Él era el que más la atendía y el que ahora más penita tiene…

Parece mentira que se note el vacío del espacio que ocupaba en casa.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.