Estar trabajando y prestarle por un momento el Ipad para que te deje pensar con tranquilidad. Escuchar el silencio y por fin, pensar.

Unos días después ir a las fotos del mencionado gadchet y ver mil y un autorretratos tan inquietantes como este.

iPad

Me duele el dedo de tanto borrar.

Síguenos en las RRSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.