Coser un pijama ¿por qué?

Harta estaba de que los niños a la hora de dormir parecieran salidos de una fabelilla. Cada niño acababa casi cada día con un pijama desparejado, dado de sí o manchado… porque toda la ropa de punto que iba estropeándose acababa como pijama. Ya he hablado aquí alguna vez sobre el diógenes téxtil que me invade.

Pero me he revelado y me he decidido a coser un pijama, bueno dos, Me daba un no sé qué ver  a los niños así. Como ha llegado el frío y una buena tanda de temporales he decidido hacerles un pijama bien abrigadito al principito y a la pequebella.

El patrón de la parte de arriba de la niña está sacado de aquí: De la resvita Ottobre Design 1/2014https://www.ottobredesign.com/es/.

Patrón niña

Le pude sacar la última talla de la chaquetilla pero la hice un pelín más grande ya que el polar cede menos que el punto. Si la hubiera hecho más grande todavía hubiera sido mejor, le queda para ya mismo y por los pelos.

El patrón del pantalón lo hice por medio de un pantalón de pijama que ya tenía.

Patrón niño

La parte de arriba y abajo del niño ha sido toda sacada por medio de un pantalón y camiseta que ya tenía y teniendo como referencia el modelo de la chaquetilla de la niña. Ha salido perfecto para todo lo que he tenido que hacer improvisando. En las mangas he puesto puños porque le quedaban justillas, justicias. Me he salvado por los pelos.

Les presento mi primera costura a pares:

Los niños están encantados de verse vestidos iguales y yo me muero de amor al verlos tan iguales, tan calentitos y tan contentos de que mami les haga ropa.

Este patrón me ha gustado tanto que lo he repetido con una tela de zorros preciosa

Y me he venido arriba con el temita de coser pijamas y he hecho este pijama de “la casita de la pradera” que no puede ser más caqui. Lo sé. 🙂

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.