Ser una mamá gritona es un asco. Un asco de los gordos.

Tenía muchas ganas de que llegaran las vacaciones escolares del principito pero no estoy a la altura. Me he vuelto una madre más gritona todavía, y una madre gritona es tan cansino.  Gritos, gritos y más gritos. Me escucho gritándole a los niños por enésima vez y de verdad que de detesto. El problema es que no lo estoy sabiendo evitar.

Por unas cuantas razones ahora mismo tengo estrés y los niños en casa conmigo todo el día generan un ruido de la leche que me da más estrés ¿cómo lo libero? gritando.

Que triste ¿verdad?

Pero es cierto. He sentido como el maldito rinoceronte naranja ha venido a mi casa, se ha sentado en mi sofá y me ha mirado recriminatoriamente. Ocupa todo mi salón y es imposible no verlo. Ahí lo tengo todavía sentado, me mira y niega en silencio con la cabeza. Tengo una boca más que alimentar en casa. Sé que ese maldito rinoceronte no se irá hasta que yo cambie.

Pienso por la mañana: venga nena hoy no, hoy vas a dialogar, vas a ser flexible, comprensiva y vas a comprometerte. A las doce del mediodía la cosa se tambalea y a las tres, ya se ha ido al traste. Ya he gritado, he hablado mal y he sido una mala madre, pero de las serias, de las que no quieren en ningún club.

Son dos niños, dos niños pequeños que no llegan a los cuatro años. ¿Qué quiero? ¿qué tomen té y lean The Times? Si es que encima todo es peor porque ellos realmente no hacen algo que no deban: gritan, saltan encima de los sofás, corretean por el salón, tiran los juguetes, los recogen, los vuelven a tirar, se ensucian, dejan migas a su paso… Y yo me estreso, veo el trabajo que se amontona en el ordenador, en la cocina, en la aspiradora… y grito.  Me está costando mucho, muchísimo organizarme un horario de trabajo en casa. Es sentarme en el ordenador y tener que levantarme antes de cinco minutos. Así todo se hace eterno.

A veces las cosas van sobre ruedas y a veces las ruedas se quedan sin frenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.