La Pequebella se ha dado un buen porrazo. Su primer golpe de verdad.  Y fue un golpe de esos de los buenos, de los que te das de la manera más tonta. Esos siempre son los mejores.

Ahora que ha pasado un tiempo prudencial del hecho puedo decir que su primer golpe no es este de la fotografía. Su primer golpe se lo dio la madre que la parió. Si te digo que la niña tenía una semana le estoy sumando unos cuantos días a la fecha exacta.

Pongamonos en la primerísima semana del año 2013. Yo tengo a un bebé de días en las manos y lo estoy bañando en el lavabo (costumbre de recién parida de mi familia). La Lola está a mi vera admirando a su nieta, la termino de bañar, la envuelvo en su toalla y me doy la vuelta. Tan segura iba yo de todo, tan madre ya de dos, tan resuelta que no veo el quicio de la puerta. No lo veo y mi hija que tiene la cabecita blanda como un tomate maduro se golpea LA GOLPEO contra el.

Un horror. La niña empieza a llorar claro está, a llorar como lloran los recién nacidos, mi madre que me pregunta que qué ha pasado, yo que se lo cuento, ella que me echa la bronca, yo que pienso en la cantidad de neuronas que le habré matado a mi criatura cuando no llega a la semana, las piernas que me tiemblan, me planteo seriamente irme a urgencias, me saco la teta y se calma. El padre la inspecciona como sanitario que es y me dice que la vigile. Yo que lo hago. Ella que me perdona.

En ese momento, en ese segundo quise que el mundo se parara que me quería bajar. Un golpe. A mi niña. En su cabeza. Madre del amor hermoso me acuerdo y me suben los sofocos. A La Pequebella no le salió ni un rasguño por el golpe pero yo no podía ni creer que el primer porrazo de su vida se lo diera yo. En casa somos equitativos en todo y El Pare fue el que estrenó la frente de El Principito. ¿Me estrené a lo grande verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.