¿Tiene La Pequebella vicio de teta? si cambiamos la palabra vicio por el término necesidad cambia mucho, MUCHO, el significado completo de la frase.

Cad noche La Pequebella se despierta varias veces y directamente me dice: mamiiiiiii teta. Cada noche. Que esto se escribe pronto y se hace más largo en la madrugada. No tiene ninguna pinta de que en breve se le vaya a quitar. Yo duermo fatal. Me plateé un destete nocturno pero me irritaba mucho más o oírla llorar a las tres de la mañana que sacarme la tetilla.

Y este popularmente mal llamado vicio de la teta. No remite sino que se acrecenta.

La Pequebella está conmigo todo el día. All the day. Twenty four hours. Ella siempre ha sido muy tetona, como su hermano. Yo crío a unos hijos tetones. Les encanta la teta, la leche, el pezón y toda la carnita que conforma la tetilla. Esté en el lugar que esté, ahí los ves a ellos buscando a la que me descuido el pezón de sus amores. Lo quieren espachurrar, pellizcar, y otra serie de verbos acabados en
-ar.

La Pequebella va a más. Ella en sí misma es superlativa y ha decidido que lo que quiere en la vida es jugar y tomar teta. El resto, se lo deja al vulgo.  Me está costando que conciba estar en casa SIN mamar. A poco que me siento ya sea delante del ordenador, la calculadora, la mesa o de la cocina o la taza de WC viene ella detrás con su frase perfectamente pronunciada:

-Mamiiiii teeeetaaa. 

Y a veces el mami teta me retumba en los oídos y de mil maneras le digo que no. Entonces llega el drama, el “me desmayo en el suelo ante esta vida cruel” el “por qué? mami porqué?” el “que angustia es esta que me invade”.

A veces la oigo pedir su rico manjar y mis pezones se invierten. Se esconden y dicen que ellos no están que están completamente sobre explotados y que llevan trabajando no sé ni cuantas horas seguidas y que se plantan. Mis pezones hacen huelga. Yo los apoyo porque tengo unos pezones a prueba de bombas y en casi cuatro años de lactancia no han flaqueado en ningún momento. Ni una grieta han tenido los señores. Yo moralmente he de apoyarlos.

Cuando mis pezones hacen huelga a La Pequebella le sale el carácter. Santamadredediosbendito ¡Que carácter!

No mama por hambre. Yo sé perfectamente cuando mama por hambre.  Creo que más de la mitad de las tomas que hace las hace para estar conmigo, entre mis tetas, mamando tranquilamente en su rincón favorito del mundo.

Para algunos mi hija tiene una mamitas de caballo que no se le pasa sino con terapia de choque. Un vicio de teta más grande que la ciudad de Pekín.

Yo creo que ella lo que tiene es mucha necesidad de mi.  Sea por la razón que sea ella constantemente me demanda. Busca a su madre. No en vano, ella es la pegatina.

2 respuestas

  1. Y que de malo hay?! A quien no le guste que no mire. Lo importante es que tu lo disfrutes tanto como ella y cuando llegue el momento del destete sea x necesidad tuya o suya ya os preocupareis de ello. Jeje. Disfrutadlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.