Hace muchichichísimos años la que suscribe salía del colegio a las doce y a las doce y cinco minutos ya había agujereado el pan. 

¿Que qué es eso de agujerear el pan? Es una técnica milenaria y altamente precisa que consiste en comerse el chusco del pan y seguidamente sacar toooooooda la miga de citado manjar para luego comérsela, dejando a la vista un pan casi intacto pero completamente hueco por dentro. Lo que viene siendo un: me como toda la miga que me encanta y que la corteza exterior se la coman los demás.

Todos los días al salir del cole al mediodía hacía eso.

Todos los días a las una y cuarto de la tarde cuando nos sentábamos a comer se repetía el mismo ritual: mi abuelo decía que había ratones en casa que se comían el pan. Todos en la mesa decían que había un ratoncito en casa y yo, por lo bajini, me reía con la tripa llena. 

Así día tras día. No sé ni cuantos años.

Pues hoy mientras comía con mi madre antes de ir a buscar al principito al cole la pequebella hizo esto:

Aquí tenemos una aprendiz de pan agujereado. Shiiiiiiii

Y no, no vale decir eso de: claro ella lo agujerea porque te ve a ti hacerlo. No señores y señoras,  ya yo NO agujereo el pan. 

Lo hace porque lo lleva en los genes maternos. Científicamente demostrado.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.