Hoy ha sido la primera vez que el principito ha ido de excursión.

Ha sido la primera vez que ha ido al cine.

La primera vez que se monta en una guagua grande solito. Bueno solito no, que había más niños. Solito de maternidad 😉

Llevábamos varios días explicándole que iba a ir al cine, que es un sitio muy grande, con una pantalla enorme y que dan pelis de “dubis” súper bonitas.
– ¿Y el mando mami?- Nos preguntó varias veces y mis ojos como platos. En su lógica la máxima preocupación era saber quien tenía el mando de la tele para poner esa película tan grande. Me lo comí a besos.

El se fue de excursión pero yo también. Lo despedí en el cole y luego me fui corriendo al cine con la pequebella a cuestas claro. Llegamos justo a tiempo para verlos llegar. El cole entero al cine. Como adoro mi cole pequeñito.

Él era el más pequeñito de todos. El niño más pequeñito del colegio. El que nació más tarde. Los 3 añitos, que eran siete, iban en fila india, uno detrás del otro para entrar en la gran sala de cine.

De tan tierno que era todo casi me echo a llorar. Se les veía con una cara de aventura…

Hubiera sido genial tener una fotografía de su primera excursión. Hubiera sido genial que mi teléfono tuviera batería.



2 comentarios

  1. Ohhhh coño que mal lo del teléfono! hoy cuando te vayas a dormir haz el ejercicio mental de recordad esa imagen con todo detalle, que lindo debió ser.

    Me mata de amor lo del mando ajajajaja las preocupaciones de un tres-añero 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.