Hoy el principito ha traído de su cole una circular en la que se informa que hay casos de piojos en el centro. Debemos hacer prevención y  si tiene piojos  por favor no llevarlo a clase hasta erradicarlos de su cabecita.


Pi – o – jos 

Yo sé de lactancia, de cacas, de lavar culetes, de trasnochar, de cagarla como madre y luego intentar recomponer el tipo y la moral. De piojos, lo que es de piojos, no tengo ni idea.

Potencialmente piojables. 

Yo de pequeña tuve liendres que desaparecían de mi testa antes de eclosionar. Una vez tuve un piojo famélico y borracho de champú antipiojos. Mi abuela y mi madre lo encontraron en mi cabecita un sábado por la tarde en la azotea de mi casa. Lo recuerdo como si fuera hoy. Que días interminables aquellos en los que se ponían a mirarme y mirarme la cabeza. Moría de tanto estar quieta. 

Pues ahora la que va a mirar la cabeza de su hijo soy yo y como encuentre piojos va a ser para morirme. 

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.