El 24 de Junio de hace dos años comencé a escribir este blog porque había pasado esto.

Anoche, 3 de Julio de dos años después, me pasa prácticamente lo mismo. Estoy durmiendo a la pequebella que anda estos días bastante remolona cuando se me ocurre buscar con la yema de mis dedos en sus pequeñitas encías y me llevo una sorpresa. Ahí está, asomando una puntita blanca. A mi niña chiquita le está saliendo su primer diente. Ya. ¿Ya han pasado tantos meses? ¿Ya dejó de ser una recién nacida? Oh señor, ralenticen el tiempo porque muero de nostalgia.

A mis dos soles le han salido los dientes casi que a la par. Intuyo que la chiqui será como su hermanito y con nueve meses tendrá toda la boca llena de “pequeñas ferocidades”.

Lo más gracioso es que gracias a mi memoria fotográfica puedo recordar que ante tan grandioso descubrimiento mis dos hijos iban vestidos iguales. El mismo pelele para los dos niños.
La ballena está en todos los saraos de mi casa


Dos momentos mágicos llenos de coincidencias.

PD: Hoy por la mañana la pequeña puntita blanca ha pasado a ser un dientecillo bastante más protuberante. Al lado parece que quiere asomar la otra paletilla 😉 En tres días toda la boca llena de dientes.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.