El principito no usa pañales, desde hace más de un mes!!! Sólo los usa para dormir y aún así casi siempre el pañal amanece completamente séquito.

Lo dejamos cuando él quiso, no cuando quisieron en la guardería, o quisieron otras personas.

Desde hacia tiempo me decían que tenía que quitarle el pañal, que este año comienza el cole y bla, bla, bla. Me lo decían desde enero por lo menos y eso que el cole ya sabemos todos que comienza en septiembre. Yo les decía a todos que NO, que el niño acababa de tener una hermanita y no era plan de estresarlo con ese otro tema. Además no lo veía absolutamente preparado.

El tiempo pasó y yo seguía diciendo que NO, hasta que un día el principito comenzó a quitarse el pañal a llegar a casa. Era llegar a casa de la guarde y despelotarse (sí, tengo un nene bastante nudista). Yo aprovechaba entonces para recordarle el orinal y su función y para recordarle que tenía un adaptador para el water también. Se hacía la pipí encima y sólo cuando se la hacía quería que le pusieran el pañal. Paciencia.

Cada día así pero se ve que en la guarde veía a sus compañeritos porque cada vez estaba más interesado por el orinal (no en el adaptador). Iba se sentaba, no hacía nada y luego al minuto se lo hacia encima. Le ponía el pañal y me tomaba la pastilla de la paciencia otra vez.

Hasta que un día el papá se fue de viaje y teníamos por delante cuatro días de decicación absoluta a nosotros mismos. Sin nada más que hacer. Ese día llegó de la guarde, se quitó el pañal, se puso sus  “calsonchiños” y se hizo pipí pero no quiso que le pusiera luego el pañal. Le puse entonces otros calsonchiños y eliminé una parte bastante importante molesta de esta historia: el adaptador. No le gustaba nada, nada, nada. Al día siguiente compré un orinal para el lavabo y asunto resuelto.

Con un orinal en cada baño se acabó la operación pañal. Cada tres minutos iba a hacer pipí por iniciativa propia y cada siete minutos pretendía hacer caca. Sólo se ha hecho pipí de nuevo en alguna una rabieta. Nunca más le puse el pañal e incluso nos fuimos al aeropuerto a buscar a papá sólo con la repita interior. Desde esa mañana de sábado siempre lo informa porque el 95% de las veces va él solito. Sólo alguna vez me dice “mami ayurame”. Lo adoro.

Y así llevamos más de un mes. Fue quitar el adaptador maldito y poner punto y final a la operación pañal. No se sentía seguro ahí sentado y además necesitaba mi ayuda cada vez que quería ir al baño. Con el orinal es completamente autónomo y eso le hace requetefeliz y le llena de orgullo.

Ahora tenemos una ristra de calzoncillos la mar de bonitos y graciosos aunque él siempre pretende tener puestos  los mismo: Los de Rayo Mcqueen :)))))

2 comentarios

  1. Qué bien! en casa estamos mas o menos igual. Mími también se quita el pañal, ahora mismo va con braguitas. Casi no tenemos accidentes y yo feliz 😀

    Besos y felicidades al príncipe!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.