La primera sonrisa

Anoche, casi, casi al filo de la medianoche y después de lavar el culete y poner el pañal a mi niña. Con toda la casa en silencio. Con el principito dormido y el papá en la cocina tomando una infusión… Me dispongo a poner a la princesita en la cama y hacerle unas cuantas carantoñas cuando de repente: sonrió, me sonrió tres veces.

Tres hermosas veces.

Y no eran gases, ni muecas, ni nada que no fueran tres preciosas sonrisas para mamá. Sus primeras bellas sonrisas. Tan especiales y únicas.

Sus primeras sonrisas sólitas para mí.

 

Más de La Pequebella

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.