Vamos a ver por dónde comienzo.

Al final de mi embarazo pillé una buena bronquitis. De ella si buena cuenta en este blog. En la vida había estado mala de esa manera y muchísimo menos a nivel respiratorio. Mi punto débil ha sido siempre la garganta y cada año pillo una amigdalitis y punto. Siempre he estado sanita como una manzana.

Di a luz recuperada (o eso pensaba yo) y después de parir me llené de energía y podía con todo. Pedí el alta voluntaria al día siguiente porque las dos estábamos estupendas y yo quería volver a casa con mi otro nene. Todo fue estupendamente… Hasta qué poco a poco me fui desinflando: que si un día unas décimas de fiebre, que otro día me duelen los huesos, otro día tiro de paracetamol… Así hasta que la peque pilla la bronquiolitis.

Al hospital nos vamos y nos tenemos que quedar. Me quedo yo porque en casa no sabría estar y porque doy teta a demanda. Lo que iba a ser más corto se alarga cuatro días y cuatro enormes y frías noches. Yo, sentada en una silla 24 horas al día y arropada por una sábana cada noche. Pasé un frío horrible y me agoté. Pero estaba allí porque mi niña estaba malita y la adrenalina o lo que fuera me mantenía activa y me ayudaba a ignorar el malestar que poco a poco me invadía.

Nos dieron el alta y volvimos a casa con la medicación y las preocupaciones en la cabeza. Poco a poco me fui relajando y entonces volvió el malestar, la fiebre y la bronquitis. Todo junto y a galope.

Hoy después de ir a la pediatra para darle los informes del hospital y para que viera a la niña llamé al papi y le dije que me acompañara al médico que me encontraba fatal. Allí que nos fuimos los cuatro y menos mal porque estoy más débil que una hoja seca de otoño. Me pusieron allí unos sueros con cosas que ya ni recuerdo porque la cabeza no me da para más. Me mandaron unas pastillas y si en dos días no mejoro:Antibióticos (soy de las que los wvita a toda costa). Muchísima agua y descanso absoluto y abrigarme a tope.

Así estoy: de nuevo en cama. Cansada como en mi vida he estado, completamente descargada. Tengo a la peque al ladito para darle la teta y espero por toda la gracia del universo que ella no tenga una recaída. Intento descansar pero me cuesta dormir, estoy todo el rato alerta… A no sé qué.

El principito ha vuelto a la guarde a pesar de que queríamos no mandarlo en unos días para recuperarnos todos. Ha tenido que ir porque yo es que no puedo atenderlo. Y todo esto me da pena, una pena horrible y sobre todo me desespera porque yo nunca he sido enfermiza y no sé encontrarme mal tantos y tantos días.

Ahora me he propuesto engordar, sí queridas amigas engordar para estar más fuerte. Soy muy delgada y necesito un par de kilos para recuperar la lozanía y la salud. La peque engorda bien y yo necesito estar fuertota para alimentarla.

Espero que esta mala racha termine ya. En unos días. Espero el fin de semana sentirme bien y recuperada y espero comenzar a remontar. Poquito a poco pero remontar al fin.

Porque una madre sin salud… Realmente está jodida.

5 respuestas

  1. Gracias a todas!!! la verdad es que sus palabras animan a cuaquiera. Ya me siento mejor. Sé que la tos tardaré en quitárme de encima pero por lo mens expulsé a la fiebre y el malestar de mi cuerpito 😉

  2. Ohhh que malo! Debe ser bien díficil estar así con dos nenes. Pero como yo día a luz con cesárea y me llene de gases tambien la pase un poco mal las primeras semanas con mi bebé, no podia hacer nada y lo que poco que podia me dolía, al mes luego me dio sinusitis y asma que también terminé en el médico que me recetó un viaje de medicinas y yo estresada por la lactancia (que también es otra historia)… Pero bueno, ser mamá consume muchas energías y es lógico que el cuerpo de alguna manera indique que se necesita descansar…. Toma bastante tecitos, come balanceado y espero que poco a poco vayas agarrando nuevas energías…

  3. Qué difícil! que mal que se te juntara tanto, no puedo decirte nada porque me pongo en tu lugar y estaría igual de desinflada que tu.

    Lo único es que no creo que sea necesario engordar querida, tómate unos batidos con hojitas verdes, investiga “super foods” y come bien, eso será suficiente 🙂

    Espero de corazón que te recuperes de una buena vez y puedas volver a tus niveles de energía normales.

    UN beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.