Este fin de semana hemos vivido en la familia el cumpleaños de la década porque el primo favorito cumplió nueve años y lo celebramos con un mega fiestón que se prolongó hasta altas horas de la noche.

La tartita (una de ellas) la hizo la sobrimadre y estaba de miedo


Comimos, bebimos y lo pasamos pipa. Nos reunimos toda la familia y amigos que además hacía mucho tiempo que no lo hacíamos pero quien verdaderamente dio todo lo que tenía en el cuernito y más fue el principito.

El cumple lo celebramos en la asociación de vecinos cercana a casa de la sobrimadre. Unas instalaciones estupendas con cancha deportiva cerrada sin peligro de que los niños se escaparan. El principito llegó a la una y media de la tarde, cogió un balón y hasta las once de la noche que se bajó el telón no paró: jugó con todos los amigos del primo favorito al fútbol, al baloncesto, al futbolín al billar, corrió, salto… todo libre y sin peligros de coches y carreteras. No quiso hacer siesta a pesar de que puse todo mi empeño en ello y al final de la noche estaba A GO TA DO.

Para un lado…

Tan agotado estaba que llegó a casa dormido, lo lavé y lo metí en su cuna a las once y media de la noche del sábado. A las doce y media del domingo se despertó que casi no se podía mover. Evidentemente tenía agujetas o algún tipo de dolor muscular. El papi que es fisio le quiso reconocer la musculatura de las piernas pero no se dejaba. Pidió pan y agua, “desayunó” y tal cual terminó lo cogí en brazos y le pregunté si le dolían los pies, con un hilito de voz me dijo que sí.

Para el otro…

-Mateo quieres dormir más?
– (otro hijito de voz) Sí

Paella reconstituyente
Se quedó frito en menos de tres minutos y se despertó a las cuatro y cuarto porque fuimos a buscarlo para que almorzara paellita. Practicamente durmió del tirón de once y media de la noche a cuatro de la tarde. Lo munca visto en la vida.


Lo más gracioso es que una vez despierto era como otro niño. La vitalidad y el “culo inquieto” había dado paso a un niño tranquilo que lo que quería era estar en el sofá mirando libros. Vamos que el principito se agotó como un autentico vikingo.

El cumpleaños dio mucho de sí y el príncipito dio todo lo que tenía dentro. Todos lo pasamos de maravilla pero lo más comentado ha sido a “resaquita” del príncipe queque espectacular 😉

4 comentarios

  1. Jajajajaja es verdad es en plan penitencia!!!. Es ponerlo en la cama y él girarse y ponerse en esa posición que lo único que me dan ganas es de comerlo a besos. Ese culete para arriba y los bracitos escondidos en la tripa. tremendo ;))

  2. Jajaja ja que gracioso! Primera vez que leo de un nene con resaca jajaja qué rico jugar tanto jajaja, Mími nunca ha dormido así pero esta semana en Roma dormía hasta las 10am.. Que delicia… Jijiji por cierto, me asuste cuando vi la cunita, pensé que la criatura había nacido! Jajaja 😉

    Un Besito

    1. Hola Vero . Cómo está la tremenda Mimi?? te imaginas que hubiera parido un bebé de 10 kilos. Mejor no me pongo a imaginarlo :S. La chiqui sigue en su sitio y espero que se quede ahí por lo menos hasta finales de diciembre ;))))

      Besos con saborcito a pasteles de belem ummmmmmm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.