Hace unas semanas disfrutamos de unas minimini vacaciones… 

Que atardeceres más bonitos disfrutamos.



Nos fuimos tres días con la abuela y el primo favorito a un hotel pegadito a la playa, dentro de nuestra comunidad autónoma. nos olvidamos de preocupaciones, obligaciones, tareas, trabajo y yo particularmente olvidé (bastante) mis nauseas de embarazada (sí, todavía me persiguen).


Lo pasamos genial pero sobre todo el principito, que estuvo pegado cual calcomanía a su primo del alma.

Un parque de bolas… ¡¡¡sólo para nosotros!!!

No te pienso quitar el ojo de encima… no te me escaparás.


Disfrutamos de mucha playa y tiempo libre y a pesar de las típicas discusiones familiares lo pasamos bomba rebomba.

Como juego poco en el hotel y en la playa, el parque cercano es parada obligatoria.


Vaya que nos quedamos con ganas de más y más. Sobre todo uno que yo conozco…

Mami yo quiero despertar así toooodos los días :))))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.