Si antes lo pienso… antes sucede.

Estaba yo ayer tan contenta pensando que la incorporación a la guardería no había sido tan grave en cuestión de virus y enfermedades varias. Estaba yo tan contenta con ese pensamiento materno y abstracto… mientras mi hijo andaba incubando un virus. Esta mañana hizo caca una vez, y otra, y otra, y otra y otras muchas más.

Ante tal situación hice cita con la pediatra y BINGO!! Su niño ha ganado una bonita gastroenteritis para disfrute de toda la familia.

Después de mi nuevo paso por la farmacia ando inmersa en sueros, probióticos y rezando a todos los dioses de las constelaciones para que no le de ni fiebre ni vómitos porque parece ser que ahora mismo esa es la moda entre los chiquitines de mi zona :(((

El príncipe está bien. Animado pero a la vez enclenquillo porque ya sabemos que unas diarreas la verdad es que sientas fatal, fatal. Él no pierde la sonrisa pero es cierto que no está como todos los días.

Así que ahora mismo mis pensamientos han decidido volver a la prima de riesgo, el IVA, los ministros y la puñetera madre que los parió a todos. Esta que está aquí no vuelve a pensar ni de refilón que el nene está fuerte como un toro, porque ya les digo: si antes lo pienso, antes sucede.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.