“Ayer a media tarde después de tener un calor espantoso que no sentía hacía mucho tiempos decido hacer un test de embarazo porque tengo un retraso de 15 días y mucho calor. Positivo.


De pronto millones de sensaciones se agolpan en mi mente. Yo que había dicho que quería volver a tener niños y que pensaba más de la cuenta en volver a embarzarme me quedo muda al ver las dos rayitas. Las dos rayitas de la realidad.

Me vienen miles de dudas: podré volver a pasar por esto? ¿cómo aguantaré los primeros días de lactancia materna y esas tantas horas sin dormir? ¿cómo será este embarazo? ¿aguantaré bien la barriga y las andanzas de Mateo? ¿mi pequeño príncipe se alegrará por tener un hermanito/a? ¿seré capaz de querer a mi segundo hijo igual que al principito? ¿Se puede querer tanto dos veces? ¿seré buena madre de dos hijos? ¿serán gemelos? ¿nos sabremos organizar?

De repente me veo llena de miedos, creo que con más miedos que la primera vez que vi esas dos rayas rosadas llenas de vida. Y más nervios. Me entran de repente un montón de nervios y no sé ni que decir, ni que hacer.

Y de repente pienso. Estoy aprendiendo a coser. Le haré ropitas y voy a tejerle unos patudos ahora que he aprendido que al principito no le hice nada de eso.

Mi pequeño príncipe vas a tener un hermanito.”
Esas fueron mis primeras impresiones cuando me enteré de la noticia del verano. De nuevo mamá, de nuevo embarazada y un hermanit@ en camino. Que montón de emociones en tan poquito rato.

La verdad es que ya lo tengo bastante más asimilado. Estaba deseando darle un hermanit@ al príncipe pero vamos… fue pensarlo y preñarme todo en uno. La verdad es que el papá y yo pensábamos que tardaríamos unos meses. Punteria creo que se llama 😉

Ahora ando con mis nauseas matutinas, mi sueño incontrolado y cosas varias de la ingravidez. De resto todo igual que hace 20 días. Sólo tengo una ecografía en la que se veía el saquito pero no se veía nada más. Era demasiado pequeño y ni siquiera escuché el corazoncito. Dentro de una semanita tengo de nuevo ginecólogo y tendremos un nuevo cara a cara. 

Vamos a ir los tres así que al ginecólogo lo cojan confesado 😉

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.