Todavía (sí señoras y señores, todavía) estamos desempaquetando cajas, maletas, bolsas y demás contenedores varios llenos de trastos servibles e inservibles que hemos desplazado en nuestra geografía isleña. Todavía colea pues la mudanza.

Ayer era un día ideal para desempaquetar cajas  y colocar. Era festivo por ser el día de la comunidad autónoma y como somos muy aplicados aprovechamos y en vez de irnos a la playa, al campo o a la montaña, desempaquetamos muuuuchas cajas.

Mientras el padre y la madre del principito estaban afanados en la tarea de reorganizar sus vidas, el príncipe descubría la gravedad.

Los zapatos de mami y dos botes de LetiAT4,  ¡hala, alegría!!
Alegremente se dedicó el pequeñajo a tirar todo lo que encontraba por los dos balcones que tenemos en el piso superior. La fotografía es del toldo de una de las terrazas. Menos mal que los dos balcones dan a dos pequeñas terracitas nuestras… de lo contrario le daría buena lata a los vecinos

– Hola buenas tardes, nos acabamos de mudar ¿podría pasar a su patio a recoger todas las pertenecías que mi hijo ha tirado para divertirse?


¿Se imaginan?

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.