Después de varios días en los que he sido presa del más profundo histerismo, me he dado cuenta de que mi hijo come como un pajarito… recién salido del huevo. No como un gavilán o un águila, mi hijo come como un gorrión recién “descascarado”.

Han sido unos días en los que la hora de comer se ha convertido en una batalla campal en la cual los dos bandos, léase mi hijo y yo, acabamos llorando a moco tendido. El padre del príncipe ha intentado por todos los medios entretener al chiqui para que sin darse cuenta comiera pero… cuando el príncipe no quiere comer no y punto pelota.

Como he dicho en otra entrada a mí no me causaría tanto estrés y tanta angusta si el principito estuviera dentro de los percentiles pero… con 12 meses a punto de cumplir trece pesa siete kilos seiscientos gramos. desde todos los puntos del planeta me dicen que es muy delgadito.

El no come, y yo tampoco. Y aquí entra el otro kit de la cuestión: siempre he sido muy delgada pero ahora estoy en los huesitos. Quiero coger peso y no puedo y si mi niño no come a mí se me cierra el estómago. O sea que la hora de comer en mi casa es una fiesta digna del mejor de los pachá.

Después de varios días de histerismo casi absoluto he vuelto a coger el libro de Carlos González “Mi niño no me come” he intentaré llevar a cabo el concepto básico del libro: el niño come lo que necesita y no comerá más allá de lo que debe comer.

Que dios me coja confesada.

2 comentarios

  1. Estoy igual mamá, solo que ahora le he quitado el biberón de media mañana y las cosas han mejorado bastante.. con ella, yo sigo en el hueso..

    Trata de relajarte un poco, estoy segura de que es una etapa que pasará.

    Besitos

  2. Si te sirve de consuelo, yo estoy gorda y siempre lo he estado. Mi hijo espero que no esté gordo de mayor, ya que lo mio es un problema de ansiedad mal llevada, pero grande lo es un rato, como yo. Yo creo que es genetico, y si tu eres flaquita y comes poco, pues tu hijo lo mismo. Si está sano y no se pone enfermo, pues ya está. Mi sobrina esta hecha un palo, percentiles 3, y la mar de contenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.