6 de diciembre.

Esta era mi fecha probable de parto. Que risas teníamos en casa con eso, decíamos que el primer regalo del príncipe iba a se runa constitución… para festejar este día.

Pero yo tenía muy claro que mi principito no nacería ese día. Desde el principio del embarazo intuía que mi pequeño se iba a adelantar. Tengo reglas de más de 28 días así que la cuenta me salía un poco rara.

Y mi príncipe se adelantó. Lo más curiso de todo es que en casa habíamos hecho una porra para ver quien adicinada el día del parto.

Una parte de la famosa porra del día X. Yo iba tachando los que iban perdiendo la porra. El tiempo se congeló un 23 de Noviembre

 La que más se adelantó a la fecha fue mi tía, que estaba desesperada porque llegará el bebé a la familia. También hubo unos cuantos “amigos” que atrasaron mi fecha probable de parto al diecilargo de diembre. Yo que estaba desesperada por parir los quería matar 😉


Al final sólo hubo un acertante de aquella porra para el recuerdo. Esa única acertante fui yo. Puse que daría a luz el 23 de Noviembre y ese día el príncipe llegó al mundo.

¿Intuición de madre?

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.