Les presento a una princesita…
Miren que maravilla 😉


Es una princesita preciosa y muy, muy esperada. Es la hija de una de mis mejores amigas. Un angelito caído del cielo que decidió adelantar su llegada y estar en casa por Navidad… menudo regalo de Papá Noel ¿verdad?

Yo todavía no he visto es persona a esta princesita y estoy como loca por conocerla. La última vez que vi a su mamá fue el viernes pasado. Estaba ella preciosa con su barriga divina y poderosa, ágil y con ganas de parir ¿Se puede pedir más?

El principito se quedó asombrado cuando ella se subió la blusa para que yo le viera la barrigola: se acercó y no dejó de toquetearla, mientras la pequeñaja en su nidito no paraba de moverse. Al par de horas de este maravilloso encuentro infantil, mi amiga rompió aguas. El sábado estuvo en observación ya que tenía la bolsa rota. El domingo por la mañana le pusieron la oxitocina y por la noche, sobre las 21:30 horas, llegó al mundo. Tanto ella como la niña están perfectas como dos rosas.

El príncipe llamó a su amiga. Le dijo que saliera ya, que había fuera un mundo maravilloso por descubrir, que no tuviera miedo que ya la estaban esperando. Le dijo también que su mami estaba deseosa de verla, que quería acunarla, besarla, mimarla, que quería olerla y sentirla en su pecho. La princesita confió en sus palabras y  y decidió romper su saquito. Ayudada por su madre salió y ahora está en casa dando felicidad a unos padres que se adoran y ven en su persona la culminación de todo su amor y años juntos.

¡Felicidades amiga! 
Ya eres mamá



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.