Bueno, bueno, bueno… cuando creía que lo había visto todo en cuestión de juguetes y cachibaches varios para entretener a los pequeños de la casa. Llega por casualidad esto a mis ojos. Ojiplática he quedado a la par de feliz y maravillada. 

Si la muñeca que hacía pipí causó furor y creo vanguardia en mi niñez espero que esta siga ahora el mismo camino. Porque mi príncipe es mi nenuco… que de lo contrario me la pedía para los reyes.

Me encanta que se muestren esta manera de dormir y seguro que no tarda en salir alguien que le diga a la nena que tenga cuidado… a ver si va a asfixiar al muñeco 😉



5 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.