Vamos a ver: hace menos de un año yo estaba embarazada. A día de hoy tengo un príncipe que no gatea sino que se desplaza por el espacio a la velocidad de la luz, un precioso bebé que dice mamá y papá, un niño saño que ya es capaz de enfadarse y un lindo y maravilloso hijo que hoy por primera vez lo he pillado de pie. Él solito se ha puesto de pie. Lo dejé un momento en la cuna de viaje que tengo en el salón de casa y de repente salgo de la cocina y lo veo de pie escudriñando el espacio para ver que podía coger para jugar (tooooooooooooooodo lo que estaba dentro de la cuna había perdido el interés para él).
Así que en menos de un año tengo un príncipe que poco a poco (muy poco a poco espero) va dejando de ser un bebé para convertirse en un nenito. 
Lo más curioso es que a mí me ha pillado un poco todo por sorpresa porque vamos a ver, mi bebé hasta hace poco no hacía nada de estas nuevas cosas. Antes cuando el príncipe adquiría una nueva habilidad, adquiría una habilidad y punto, pero es que ahora parece que consigue cinco proezas de golpe y a la vez… sin tiempo para digerirlas o sorprerderme.
Siento que el tiempo se me pasa demasiado deprisa. Y eso que he disfrutado y disfruto de mi niño todo y más porque prácticamente me lo puedo llevar conmigo al trabajo todos los días, y tanto el papi como yo tenemos un horario flexible. El niño está todo el día conmigo y lo dejo con la abuelita o con la tía una o dos veces en la semana. Pues a pesar de que sea mi pequeña lapita… el tiempo se me está pasando con el aire.
Desde el principio: juntos y revueltos
Es verlo y preguntarme ¿Cómo ha crecito tan rápido? ¿Cuándo dejó de ser un recién nacido?
No sé si les pasará lo mismo pero yo querría más horas en el día y no precisamente para poner más lavadoras (prefiero omitir fotografía de mi cubo de ropa sucia 😉 sino para besar y apachuchar a mi pequeño príncipe que crece por segundos.

2 comentarios

  1. Hola Magia. La verdad es que yo también intento estar ahí para ver todos sus avances pero es que a veces va más rápido que yo. Es tan emocionante verles crecer. A mí el tiempo ahora se me pasa volando.

    Un beso

  2. Como te entiendo Babieca, ¡estoy justo ahí!
    ayer se me caian los lagrimones viendole encajar piezas de juego unas dentro de otras ¿¿cuándo ha aprendido dentro y fuera?? Es super chulo verles crecer y ¡es tan rápido!Yo intento atesorar todos los momentos 😉
    Abrazos “corre que vuela”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.