Si hay algo que a mí me ha facilitado la vida después de la maternidad es sin duda la teta. 
Dedes el primer momento ha sido mi gran aliada

Sencilla y simple, para mí ha sido la salvación en muchos casos. La verdad es que he de decir que sólo en dos o tres ocasiones en las que el príncipe ha estado llorando no me ha solucionado la papeleta. De resto, llore por lo que llore (hambre, frío, sueño, pis, necesidad de mimitos, miedo, calor, y un laaaaaaaaaaaaaaaaaargo etcétera) es ponérsela o enseñársela y mama. Acto seguido se calma, llega el silencio y la paz para todos.

Que momentos más buenos del día

Y para animar a todas aquellas futuras mamis que quieran dar de mamar y sólo hayan escuchado historias de grietas, dolores y mastitis he de decirles que que hay otra lactancia materna: la que no duele ningún día, la que no conoce de grietas, ni de pezones doloridos, ni de mastitis ni de nada de eso… una lactancia materna agradable y maravillosa desde el primer momento. Tampoco pasa nada si al principio surge algún problemilla. Se resuelve y ya está. Yo también he de decir que me releí el libro de Carlos González “Un regalo para toda la vida” varias veces antes de comenzar con esta tarea. Me ayudó muchísimo, y todavía me sigue ayudando.

Bueno como digo: a  mí me encanta darle de mamar, me fascina ver sus ojitos mirándome, sentir los golpecitos que me da con la palma de su manita abierta en la tetita… me encanta. Estoy enganchadísima a esos momentos del día.
También está la otra parte: ese momento en el que no te apetece nada dar de mamar y no te queda otra. Son muchísimos menos, pero no voy a negar que no existen en mi caso. A veces estoy haciendo algo y de repente: ¡tetaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! y no queda otra porque al príncipe no hay quien le engañe y nunca ha queridos chupas, chupetes o cosas por el estilo. El quiere su tetita y punto.


Sinceramente y después de pensarlo (porque realmente la teta no es un chisme) he de hacer una excepción y darle un lugar en este blog. Porque como decía al principio: si hay algo que a mí me facilita la vida es  LA TETA.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.