Maaaa-maaaaaaa, te-ta, paaaaa-paaaaaaaa, taaaaaa-taaaaaaaaa, ne-neeeeeeeeeeeeeeee. 
Esta alineación casi exclusiva de vocales son las primeras y más maravillosas (por ahora) palabritas del príncipe. He de decir que la más que me ha hecho ilusión es te-ta porque la dice de una manera casi perfecta y se pasó el otro día tooooooooodo el día diciéndola. Era muy gracioso escucharlo en plan loquito gritando te-ta todo el santo día, en medio del salón, en la calle, en el parque te-ta, te-ta, te-ta. Que risas.
La verdad es que todavia no puedo decir que diga las palabras sabiendo lo que dice porque me he dado cuenta que él escoge al día una palabra y está el día entero con la palabra en la boca. Por lo tanto maaaaaaaaaa-maaaaaaaaaaa puede ser la perra, el padre, el teléfono, el pañal, sus juguetes, los garbanzos… hasta yo puede ser maaaaaaaa-maaaaaaaaaa. Me encanta.
Otra cosa de la que me he dado cuenta es que hemos entrado en la lucha familiar por apoderarnos de esas palabritas que van saliendo de su boca. ¿Qué va a visitar a la abuela? pues la abuela que se pone chula y se pasa toda la visita diciéndole taaaaaaaa-taaaaaaaaaaaa. ¿Qué está en el sofá con el padre? el papi se envalentona y se pide su palabra favorita: paaaaaaaaa-paaaaaaaaaaa, ¿qué está con su primo favorito? pues ahí está el primo con la esperanza de que diga en un plis-plas: priiiiiiiiiiii-mooooooooo.
Yo me lo tomo con mucha más filosofía y además he de decir a mi favor que soy la menos repetitiva. Todas sus palabritas me parecen la mar de deliciosas y bellas pero siento debilidad por teta, que se le va a hacer. 
¿Cuál será la siguiente palabra de su coqueto vocabulario? 
¿Sus nenes por que palabritas comenzaron?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.