Esos dos dientes superiores tan bonitos y perfectos son la imagen de nuestro sufrimiento nocturno.


El príncipe ha pasado unas noches verdaderamente malitas. ha llorado, se ha quejado, no ha descansado y ha necesitado paracetamol para soportar el dolor que esos lindos dientes superiores le hacían, a la hora de brotar de esas preciosas encías. vamos que acabo de decir de una forma más o menos bonita que las dos paletas no dejaban dormir en casa ni a la perra (y eso que ella duerme en el jardín).

Como pueden comprobar son unas paletas bien hermosas que han salido a la par. o sea que si un diente duele cuando sale, dos duelen el doble. Así de sencillo o así de complicado. Ustedes eligen la intensidad.
Para ser honrados y ceñirnos a la realidad debo dcir que los dientecitos de abajo no le dieron mucha lata (yo pensaba que sí se la habían dado pero visto lo visto, le salieron sin casi ningún problema). Las paletas parece ser que están hechas de otra pasta porque han sido majaderas, majaderas. No sé si habrá tenido algo que ver pero han salido a la velocidad de la luz. Un día no tenía nada, al siguiente asomaban dos rallitas blancas y al tercer día… tenía dos paletones como dos castillos. 

Ahora la situación está mucho más tranquila y controlada casi al 100%. Parece ser que al príncipe ya no le duele por la sencilla razón de que no se queja. Si no se queja puede descansar feliz y contento, si el descansa feliz y contentos, nosotros dormimos a gustito, y si en casa dormimos a gustito somos más felices y nos queremos más. Así que disfrutemos de estos días de descanso porque… ¡¡sólo le han salido 4 dientes!! Nos queda el resto de la boquita entera.

NOTA IMPORTANTE IMPORTANTÍSIMA DE LA MUERTE: He contado la historieta de una forma divertida pero si somos sinceros la cosa no ha tenido nada de gracia 🙁 El príncipe la familia lo ha pasado verdaderamente mal. Ha tenido bastante fiebre y para más INRI no babeaba así que se tragaba todas las babitas. Esto le acarreó un dolor de tripa importante y unas caquis ácidas que le escocieron el culete. Nos daba mucha-muchísma pena ver al chiqui pasándolo así de mal. Esas dos paletas por unos días, fueron unas verdaderas antipáticas.

4 comentarios

  1. Bufffffff hola Frikimami. La verdad es que lo hemos pasado regular por no decir malo malísimo. El nene no dormía nada y los papis éramos zombis. Para darte ánimos te diré que en cuanto le asomaron las rallitas blancas todo mejoró. Un saludo y a criar al nene con salud (que buena falta que nos hace 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.