Ha llegado el día en que el príncipe se ha estrenado… un buen golpe “adorna” su linda cara desde el sábado por la tarde.

via GIPHY

 

Ha pasado como siempre comentan…

Te despistas un pequeño mili segundo y

¡primer golpe!

golpe al canto con el consiguiente mar de lágrimas y carga de culpabilidad, paterna, en este caso.  

La cosa fue que el chiqui estaba en su piscinita jugando y no sabemos cómo se giró para ir a dar de manera inmediata  con el canto de una pared.

Su frente se ha raspado por un lado 🙁  

La verdad es que no lloró mucho pero nos da una pena horrible verle marcada la carita. El golpe nos recuerda cada vez que lo vemos que no nos podemos confiar ni un segundo.  

Flipados

La verdad es que nunca nos había pasado algo así y nos hemos quedado un poco alucinados como en un momentito puede pasar cualquier cosa. Ahora nos queda agradecer que no haya sido más grave y estar pendientes de que no vuelva a suceder.  

No quiero ni pensar como me podré poner cuando tenga ocho años y una bicicleta…….bufffffffffffffff  

NOTA: edito esto cuando mi hijo tiene ya ocho años y una bicicleta. Sigo viva a la maternidad. El principito tiene una hermana y ahora coso, y crocheteo, y hago pan. Esto es la caña, un renacer y un aprendizaje continuado

¡Arriba esas madres primerizas que se abren camino por este asombroso mundo de la crianza! El camino es asombroso amigas.

 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.