Eso mismo me pregunto yo pero es que a mi hijo le ha salido un diente. Que sí, que lo sé, que tampoco es para parar el mundo, pero es que no te he dicho tadavía que es el primer diente… de mi primer hijo. Lo confieso con orgullo y devoción: SOY MADRE PRIMERIZA.

Todo comenzó como comienzan casi todas estas historias: en la cama.

Después de una manera un tanto extraña que no termino de comprender pasó mi embarazo. Digo extraña porque fue a la vez lentísimo y fugaz. Se me pasó en un suspiro, pero un suspiro demasiado largo a veces.

Después sucedió el parto del que no les voy a hablar porque no hay conexión a Internet que aguante mis pelos y señales del momento más mágico de mi vida. Sí, en efecto. Soy de esas madres aburridas que podrían estar hablando horas y horas sobre su dilatación, sus contracciones y su explusivo con una pasión desmedida. Solo me permito la licencia de contar una cosa porque si no lo hago reviento: fue el momento más intenso de mi vida y la primera vez que me pusieron a mi niño en los brazos lo más mágico que me ha pasado nunca jamás.

Ah!!!!!!!!!!! porque es que no lo he contado todavía: soy madre de un niño. De un bebé precioso de siete meses. MI pequeño príncipe

Como ven el hilo argumental es un poco descentrado pero de eso hablaremos en otra entrada. Es una cuestión seria y preocupante: He perdido la memoria y la concentración pero francamente no me importa. Las hormonas me mantienen feliz. Y tampoco me pienso amargar porque no recuerdo todo aquello que para mí no sea ahora importante (léase mi pequeño príncipe).

Y bueno, ya he contado lo que tenía que contar: A mi nene le ha salido su primer diente. Es bello, perfecto casi formidable. Y no es formidable todavía porque sólo asoma la puntita… cuando crezca será formidable y magestuoso. Intenté aportar documento gráfico pero… es un poco difícil fotografiar la boca abierta de mi nene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.