Pongámonos en situación:

Domingo 8 de enero 2017.  12:00:

Llega el Principito a casa después de pasearse y dar de comer a las gallinas mientras filosofa sobre las cartas pokemon con su hermana trabajar duramente en el huerto con el diente que estaba a punto de caer ya en la mano. Henchido de felicidad y de los nervios porque al fin, iba a venir el ratoncito perez a su casa.

dientes-de-leche

-¿Ya? ¿¿¿pero ese diente no estaba todavía más o menos pegado a la encía??? –digo yo con la mirada al padre al verlo llegar con cierto pánico maternal, no voy a negarlo.

UPS!!! estamos en plena resaca de reyes. En casa no tenemos nada guardado para la ocasión. No hay unas cartas Pokemon, ni un cochecito, ni nada de nada.

El padre ya medio apunta en voz alta que posiblemente el Ratoncito Pérez no trabaje los domingos. El principito lo mira con cara de ¿EH? ¿Qué me estás contando?

Vale por ahí no podemos seguir…

Continuar leyendo "Ratoncito Pérez: idea chachi para resolverlo"
El boicot de cada mañana…

De verdad que aquí no hay planning ni previsión ni despertador mañanero que valga. Da igual levantarme media hora antes para evitarlo. Da lo mismo. Siempre va a pasar igual.

Me boicotean la salida de casa. Mis pequeños querubines buscan la manera de liarla parda y salir tarde, a destiempo, y conmigo rechinando los dientes y bufando como un toro. Con un estrés mañanero maternal nivel tsunami interno

ARGGGGGGG

Continuar leyendo "El boicot de cada mañana…"

Esta camiseta es muy, muy especial. La hicimos ayer, para hoy, porque hoy es un día grande en Mi mundo mundial porque

¡¡¡hoy El Principito cumple 5 años!!!

La hicimos porque… él me ayudó. Decidió que quería bolsillos para guardar juguetes, él escribió el 5 y su nombre y eligió la cinta verde que va en el lateral. También eligió la tela. Un montón de decisiones ya ven.

Continuar leyendo "La camiseta del cumpleaños"

Si hay una cosa en este mundo que detesto hacer esa es la compra. Ir al supermercado me parece algo aburridísimo, aburrido nivel leer las páginas amarillas. ¿entienden el nivelado del que hablo verdad?

Ir a comprar yo sola es un horror pero… hacer la compra yo sóla con mis dos hijos ya no es complicado es darme taquicardias y querer desaparecer del planeta tierra.

Cuando iba yo sola con el principito era un mano a mano. Medíamos nuestras fuerzas y la compra era un trabajo que tenía hasta sus puntos divertidos.

Ahora…

Continuar leyendo "¿Por qué le tengo miedo al supermercado?"

Ese momento de tu día en el que estás en el supermercado y te entretienes más de la cuenta buscando la talla de una camiseta chula para El Príncipito.

 

Ese momento en el que escuchas a tu hija trastear a tu lado pero tú buscas una talla cuatro que vislumbras al final de la linea de camisetas que tienes frente a ti. Tienes a tu niña al lado, dentro del carro y sabes que la niña no se va a escapar. Quieres llegar a la camiseta. Y  crees que el mundo puede esperar.

Continuar leyendo "Momento: Trágame tierra"

Porque la vida no es de color de rosa, porque en la vida no siempre salen las cosas bien, porque en la vida no hay filtros que aclaren las manchas y suavicen los momentos, porque en la vida si el paquete de café se puede romper al abrirlo, se romperá y si tu hijo puede sacar todo el rollo de papel higiénico mientras tu intentas depilarte las cejas, lo hará. Por eso yo me declaro fan absoluta del hasta #WomenIRL. Lo encontré por casualidad, alguien compartió un artículo  en…Continuar leyendo “Women In Real Life / Mujeres en la vida real”

A veces miro fotografías de hace seis o siete años y no me reconozco.

Yo quería unos Manolos.

tenía unos preferidos pero me dada igual que Manolos fueran. Trabajaba a tope, trabajaba mucho y quería unos Manolos porque Manolo Blahnik es lo más y los zapatos de tacón lo más fantástico…

Concretamente siempre he soñado con este zapato. El zapato más maravilloso del mundo es este:

Continuar leyendo "¿Dónde están mis Manolos?"

Desde febrero de 2010 hasta el día de hoy he tenido tres reglas. Sí, has leído bien. Tres reglas. Only three.

Ya me había olvidado de compresas, tampones, protege slips y demás inventos. Y con “demás inventos” entramos en la copa menstrual, en mi caso la Mooncup.

Yo no tenía la regla pero hace como tres años me compré una mooncup que nunca utilicé porque me quedé embarazada.Y ahí estaba el plastiquillo, cogiendo polvo y vagando de cajón en cajón y de mudanza en mudanza. Esperando silenciosa que alguien la usara. Y como a cada cochino le llega su San Martín el día uno de noviembre me vino la regla y el día dos la estaba usando.


Primerísima Impresión: 

Dios mío que grande. I can´t 

mooncup
 O sea que has parido dos niños y ¿no te entra una moon cup? ¡hombre ya! respira, relax and try. 
 

Poner la moon cup fue mucho más fácil que quitarla. Se hizo el vacío bien y no molestaba. El problema vino en el momento de quitarla porque yo había hecho un vacío tan macanudo que no lograba soltarlo. 

 
Respira, relax and try ¡Hay Omá!
 
Me costó, no puedo negarlo. Me costó sacar la moon cup de las narices. En ningún momento tuve la sensación de que no iba a salir en la vida pero pensé: para qué me meto yo nunca mejor dicho en estas historias. Hice los ejercicios de contracción que indican en la caja y logré pillarla bien y luego no sé ni cómo logre romper el vacío y sacarla.
Continuar leyendo "Mooncup. Experiencia personalísima."

Te tengo que querer una hartura de las grandes porque: – A pesar de que has tenido un día de los malos, malos, de esos en los que te puedes poner realmente insoportable. – A pesar de que le he tenido que decir al pare que viniera a casa pero a la orden de ¡YA! y se hiciera cargo de ti porque yo ya no tenía ni ganistas de verte. – A pesar de que me has hecho enfadar tanto, tanto que no he tenido…Continuar leyendo “Una hartura de las grandes”

Por mis santas tetas que dan leche de la buena te digo que esto no es obsceno: Ni me tengo que tapar, ni tengo que irme a un water a dar de comer a mi hijo, ni tengo que irme a una esquina, a un rincón o a algún lugar apartado para no molestar. Si estoy haciendo esto no tienes que ofenderte, ni siquiera tienes que mirar si lo ves como algo feo ¡Anda que el mundo es grande para que sea yo la que…Continuar leyendo “Lactancia materna: Por mis santas tetas”

1 de noviembre por la tarde. Yo estoy como el tiempo, antipática, aburrida y con ganas de desaparecer. Hace tiempo que sé que se viene barruntando la nueva situación y hoy es el día. O la tarde, mejor dicho. 30 meses después de tener mi última regla voy al baño y ¡Voilá! las bragas blancas manchadas de sangre. A pesar de que las señales de mi cuerpo eran cada vez más evidentes y sabía que este momento estaba al caer me pilla de nuevas y…Continuar leyendo “30 meses después…”

Hay una canción de Victor Manuel que dice así “A dónde irán los besos que guardamos, que no damos..”A mi a dónde se han ido los besos que no he dado la verdad es que me la pimpla, a mi lo que realmente me tiene con la mosca detrás de la oreja es a qué lugar del universo se ha marchado el tiempo libre que no he utilizado. Porque ahora lo necesito. Lo necesito mucho.Me explico:Hace apenas cinco años yo entraba a trabajar a las…Continuar leyendo “Mi relación con el tiempo libre”

La Pequebella se sigue despertando y se despierta todo lo que quiere, sin privación alguna. Sin vergüenza y sin pudor. Mami tetita, me dice. Cuando ha tomado su teta sin ponerse colorada reclama: “mami la ota“ Habla claro, y claro… si no le das lo que quiere mal asunto amigos: grita, se enfada, te suelta algún cachetón vengativo y cae rendida, o no, y sigue gritando e implorando con su “mami tetita”. Y yo no sé para dónde tirar. Su hermano a estas alturas no…Continuar leyendo “Mami tetita (again)”