El otro día fui a H&M y me enamoré de muchas cosas. Todo era bonito. Todo era ideal pero sólo compré unos pack de calcetines para El Principito y La Pequebella.  Tengo muchas telas y mucha ropa para reciclar como para andar comprando por comprar.

Me traje, eso sí,  muchas demasiadísimas ideas en la cabeza de cosas bonitas que hacerle a los niños. Todas esas ideas revoloteando en mi cabeza las 24 horas del día. Una chifladura.

Me encantó un chaleco de niña de pelitos que había. Tan suave, tan cuqui, tan… de La Pequebella.

Me acordé que tenía una tela de pelos ideal para hacerlo. Bueno más que una tela de pelos es una mantita de coralina que había comprado para inventar algo.

Y llegó el invento: coser un chaleco de niña.

Continuar leyendo "Chaleco muy rosa de Patrones de mujer"

Qué ganas tan grandes tenía de coser. Quería hacer algo rápido sin complicación alguna. Tenía una tela con muchos tonos rosas y La Pequebella es muy, muy, muy rosa. Extremadamente rosa. La Pequebella necesita pantalones para el cole, o no. Sólo había que buscar excusas.

Y me ha encantado oiga. El patrón era perfecto: rápido y facilísimo.

Continuar leyendo "Pantalón Sweet Winter. Cosiendo con la Ottobre"

Ese momento de tu día en el que estás en el supermercado y te entretienes más de la cuenta buscando la talla de una camiseta chula para El Príncipito.

 

Ese momento en el que escuchas a tu hija trastear a tu lado pero tú buscas una talla cuatro que vislumbras al final de la linea de camisetas que tienes frente a ti. Tienes a tu niña al lado, dentro del carro y sabes que la niña no se va a escapar. Quieres llegar a la camiseta. Y  crees que el mundo puede esperar.

Continuar leyendo "Momento: Trágame tierra"

El otro día en esta entrada hablaba de cómo mis taconazos habían pasado a mejor vida…O no… La pequebella bien plataforma Yo no me pongo el taconazo, ni el taconcito marisol pero en mi casa hay bendito taconeo todo el día. Repito: todo el día. Molt fort… Aqui más con zapatito de salón. Me tiene harta, frita, aburrida, desconcertada… me trae loca el amor eterno de la pequebella por los zapatos. A todas horas y todo el día. Se pone, se quita, se vuelve a…Continuar leyendo “Los “shoes””

Había una vez una miguita de pan que vivía muy triste y muy sola. Se aburría mucho en su casa porque no tenía anadie más con quien hablar.Cada noche antes de dormir, le pedía al universo conseguir más amiguitas como ella para no estar tan sola. Cada noche lo pedía pero nunca pasaba nada. A la mañana siguiente se despertaba en su casa, tan limpia, tan impoluta y tan sola.Pero una noche lluviosa, justo antes de dormir, pidió con más fuerzas que nunca escapar de…Continuar leyendo “Una miga de pan con mucha suerte”

Hay telas y telas. y con esta tela tan requetemona con la que he trabajado cualquier cosa puede quedar bien. es una franela de algodón orgánico con estampado de zorros. Fue un amor a primera vista 😉 Hace frío y la pequebella va muy desparejada en cuestión de pijamas: la parte de arriba de una cosa, la parte de abajo de otra completamente distinta, una mancha, un agujero… hay días que digo ¡basta! y en cuanto llegó a mis manos esta tela no lo dudé…Continuar leyendo “El pijama de la tela requetemona”

Hoy cumple años La pequebella. La niña de la casa. Godzilla.Hoy a las 09:20 horas de la mañana hace dos años parí a mi niña, en un parto increíble y con su bolsa intacta hasta casi al final.A las nueve y 20 minutos vio la luz y su madre la abrazó por primera vez. Hoy es una niña sana y maravillosa que nos trae locos de amor y en todos los sentidos.Nació un 31 de diciembre. Sí. Yo comí las uvas ese año en el…Continuar leyendo “Su cumpleaños es el 31 de diciembre ¿y?”

¿Te invitan a un cumpleaños? pues esa es la ocasión perfecta para robarle tiempo a otras cosas y sentarte un ratín a coser.La pequebella anda bastante corta de vestidos y es que, evidentemente, de su hermano y de su primo ha heredado sólo pantalones.Ojeas la ottobre y lo ves: un vestido de dificultad mínima que lo harás en un periquete si no usas el descosedor. Y este es el resultado: La tela es una monada y por sí sola hace que todo quede bien 😉…Continuar leyendo “La Pequebella tiene estrellas: vestido facilón y requeteponible”

Te tengo que querer una hartura de las grandes porque: – A pesar de que has tenido un día de los malos, malos, de esos en los que te puedes poner realmente insoportable. – A pesar de que le he tenido que decir al pare que viniera a casa pero a la orden de ¡YA! y se hiciera cargo de ti porque yo ya no tenía ni ganistas de verte. – A pesar de que me has hecho enfadar tanto, tanto que no he tenido…Continuar leyendo “Una hartura de las grandes”

Ser hermana es lo que tiene, que más o menos por el mes de marzo tú vas vestida con un body de papá Noel. Y te quieren igual y darían también por ti los ojos y la vida entera pero..  hay demasiada ropa de bebé en casa y no hay necesidad ninguna de comprar más.Por eso tienes pijamas desparejados, y mucha ropa de andar por casa que ha heredado manchitas y manchotes de tu hermano. A tu madre le cuesta tirar una prenda, porque está…Continuar leyendo “Ser segunda es lo que tiene…”

La Pequebella se sigue despertando y se despierta todo lo que quiere, sin privación alguna. Sin vergüenza y sin pudor. Mami tetita, me dice. Cuando ha tomado su teta sin ponerse colorada reclama: “mami la ota“ Habla claro, y claro… si no le das lo que quiere mal asunto amigos: grita, se enfada, te suelta algún cachetón vengativo y cae rendida, o no, y sigue gritando e implorando con su “mami tetita”. Y yo no sé para dónde tirar. Su hermano a estas alturas no…Continuar leyendo “Mami tetita (again)”