5 puntos para saber si eres una obsesa de las telas

Unknown

En la vida de toda persona hay un antes y después si te gusta la costura. El día que descubres los poderes mágicos de la máquina de coser se abre ante ti un mundo grandísimo de posibilidades creativas. Un mundo de telas, texturas, botones, hilos, aplicaciones y blablablablabla. Así hasta el infinito.

Puedes ser una persona mesurada y mantener bajo estricto control esa afición costuril. Puedes estar poseída por el espíritu de Marie Kondo y tenerlo todo controlado.

O no.

Si eres de las que no. Tienes 5 datos que te ayudarán a saber si eres una loca de las telas. Y oiga, que no hay nada maluco en ello. Felicidad. Señoras y señores. Felicidad ante todo.

1.- Tienes telas.

Pero no tienes telas en plan normal, comedido, mesurado. Tú tienes muchas telas. Cada cajón/rincón/espacio de tu casa tiene un par de metros de vichy, muselina, tela de punto o lo que sea. No tienen proyecto definido ni nada por el estilo. Son telas “pa´ luego”. Existen. Están. Las amas.

2.- Vas a una tienda y no ves la ropa, ves…

la tela con la que está confeccionada esa ropa. Un estrés. Así a priori suena a estrés pero es que ya tú no ves la pieza final elaborada. Tú ves la tela esa tan bonita con la que han confeccionado una falda y a ti te parece estupenda para unos pantalones, o para un vestido, o una mochila. Para lo que sea menos para esa cutrefalda que han hecho.Te gusta la tela, no la pieza final. así de sencillo.

3.- Mas de una vez te has quedado mirando a alguien en la calle…

porque te gusta horrores la tela con la que está hecha el vestido que lleva. El estampado te parece lo más increíble y en tu imaginación aparecen multitud de prendas que podrías confeccionar con esa tela que no sabes ni de donde viene ni hacia donde va.

 

4.- Tus compras compulsivas:

no son ni de zapatos, ni de utensilios de cocina ni de ropa de inditex. Tus compras compulsivas son… de telas. Sí. Llega la nueva temporada y ves esa telilla de estampado cuqui y a pesar de que tienes 7 metros de esa misma tela de punto en cuatro estampados diferentes mal guardada en un cajón no puedes resistirte y… para el bote. Una tela más y un problema más para guardarla pero… podías dejarla.

5.- Haz comprado una funda de edredón de ikea…

No para el nórdico sino para confeccionar una prenda. Confiésalo. No estás sola. Te entendemos.

Si cumples estos cinco puntos eres de las mías. No tienes espacio libre en casa, tienes proyectos en mente para siete años y telas para surtir a tus generaciones venideras. No tienes horas en el día para coser pero… a ti te gusta seguir cosiendo. Y te gustan las telas. Te gustan mucho las telas. Las telas son lo más..

¡No te olvides de dejar tu comentario!

7 Comment

  1. BUENÍSIMO!!! A mí que me registren….. jajajaja

    1. Sí, sí, si a mi todo esto me lo contó una amiga jajajajajaja.

  2. Me acabas de describir 😎😎

    1. Mireia esto de coser acaba siendo estrenaste. La pescadilla que se muerde la cola.

  3. jjajajaj verdad verdadera !!

    1. yeahhhhh!

  4. […] tela es de una funda nórdica de ikea, sí yo también lo he hecho no estás sola. La funda se quedó pequeña porque hice en su momento un apaño y “creé” un nuevo […]

Deja un comentario

*