Empezar con el crochet: Mi amor&odio con la lana

IMG_3077

Amo coser, me chifla sacar ropas y cosas de telas que en principio son sólo eso: telas. La única pega que tiene coser es que no puedes llevarlo por ahí. No te puedes ir con tu máquina de coser a esperar que tu hijo salga de las actividades, en el transporte público infernal, etc. No te lo puedes llevar a ningún lado y yo sentía que en todos esos pequeños ratos de espera podía hacer algo y dado que mi amor por la lectura de novelas está de capa caída… cogí el chochet.

¡El crochet!

Ese gran odiado de mi infancia por culpa de las monjas y aquel tapete infernal que pretendía que yo hiciera con 10 años. ¿en serio? ¿un tapete? ¿con 10 años? ¿para poner encima de una mesa camilla? Nooooooooo baby nooooo.

Lo odié. Lo requeteodié y recontraodié hasta hace dos meses que decidí nada más y nada menos que iba a hacer una manta. Así soy yo, sencilla y con proyectos abarcables. Sí señor, una manta sin tener ni puñetera idea de hacer crocheting ¡¡con dos cohones !!

Vamos a empezar con el crochet:

Y me puse. Me compré mi lana. Me busqué un tutorial. Y ¡¡hala!! ancha es Castilla. En mi instagram he ido contando la historia porque deshacer, he tenido que deshacer manta…

vamos a empezar con el crochet

e

Pero resulta que me pasa igual que con la costura. Eso de tener un sólo proyecto ¿¿¿¿pa,qué?!?! Si lo buenos es tener diez proyectos a media para no terminar de terminar.

Empecé yo con mi mantita, que no es una manta de cuadros ni nada, una manta manta, que me río yo de la vieja del puerto de san Blas de Maná. Y claro, luego tampoco me podía ir con la manta a cuestas a coger la guagua/autobús y esas cosas, ahora mismo mide a ojo de buen cubero 2m de ancho y unos 90cm de alto.  Así que ahora tengo nada más y nada menos que tres proyectos abiertos. la manta con punto de toda la vida y las otras dos cosas con punto garbanzo, que resulta que soy muy, muy fan.

IMG_3076

Empece a hacer un cojín crochets con punto Mel de tridalia. Ahí está, poco a poco. Y como el punto me gustó tanto, tanto… me puse a hacer una mantita para el sofá (esta vez a rectángulos para poder ir haciéndola en cualquier lado).

punto garbanzo

IMG_3075

El punto garbanzo es gordito y súper amoroso. Además es muy, muy fácil. Yo aprendí a hacerlo aquí.

Tres proyectos empezados de crochet. Crocheting nivel crazy de la vida.

 

Más un infinito de proyectos pendientes encima de la máquina de coser. Un diógenes creativo brutal. De medicar y todo. Terapia antiDIY es a lo que yo me tengo que meter.

Y cuando yo ya voy bien de lío y no puedo hacer más con el poco tiempo libre que me queda pues mi amiga de La Tribu va y me enseña esto y me crea otra nueva necesidad.

¿Y ahora qué? ¿Me lío con el bolso?

 

 

¡No te olvides de dejar tu comentario!

Deja un comentario

*