Delantal valenciano ¡arriba la paella!

coser letras apliques

¿Que se va a montar una mega fiesta en Tenerife cuyo eje central va a ser una paella espectacular? Señoras y señores agárrense los machos porque vamos a montar un boncho (fiesta en canario) valenciano. Ahí es .

Pues este boncho valenciano se necesita un señor delantal. Un delantal fino, refino. El cocinero, el pare de la familia, lo merece y la ocasión se precia para ello.

A esta fiesta de fusión cultural sin precedente podríamos denominarla boncho valenciano y quedan ambas partes tan contentas

Paella para 40 personas. Sí, sí, han leído bien. Valenciano al mando de los fogones y costurera el sábado por la tarde viviendo al límite cosiendo para que el señor cocinero vaya hecho un pincel. Todo esto porque a ella se le mete en la cabeza hacer un delantal temático.

La presión y el trabajo me lo pongo yo misma, no vayan ustedes a creer.

delantal patrón

El patrón lo saqué de un delantal que ya teníamos en casa.

Va a dos telas: sarga por delante y vichy por detrás. Bolsillo bien grandote al centro y lazada para atar bien grande también, para que se pueda atar por delante si el cocinero lo requiere. La lazada del cuello y la trasera es cinta de algodón negra. Las letras están en rojo, amarillo y azul como la bandera de valencia y las letras han quedado de aquella manera… hand made a tope.

Las letras me costaron y bastante. Y quedaron regular pero están hechas con mucho cariño. Eran pequeñas para ribetear y encima cuando ya andaba sufriendo para encajar el ribete me doy cuenta de que estoy usando un largo de puntada de 2,5 y yo para estas cosas siempre uso 5. Están hechas en tela de algodón entretelada.

El delantal tiene mensaje y como en esta familia estamos bien fusionado le he puesto una banderita canarias chiquitina en un lateral. Prometido está que cuando volvamos a Valencia descoso un lado del bolsillo e inserto un trocito de bandera valenciana.

Esto es una hermandad de pueblos y lo demás son tonterías 😉

detalles delantal

El boncho valenciano quedó de primera categoría.

No importó ni la lluvia, ni el fresquete que se sentía en la medianía isleña. Todos disfrutaron, todos se embostaron y todos lo pasaron de categoría.

hacer paella

Che açò cal repetir-lo 😉

paella

 

¡No te olvides de dejar tu comentario!

Deja un comentario

*