El vestido rosa (reciclado)

botones

¡Entrada sobre reciclar ropa marchando!

Más de un mes sin escribir en el blog pero no sin coser… no hemos perdido la costumbre.

Este verano no he cosido una barbaridad pero sí que es cierto que casi todo lo cosido ha sido reciclado. ¡¡¡He reciclado muchas cosas!!!

reciclar ropa

Era uno de los modelitos pendientes que tenía pendiente desde el comienzo del verano. Saqué el patrón directamente de la página enlazada. Lo imprimí y a coser. La niña tiene tres años y medio y añadiendo margen de costura amplio le queda como un guante.

El vestido me lo dio mi madre impecable y nuevo pero no se lo ponía. No es mi estilo pero esa tela tan preciosa no se podía desperdiciar. Lo mejor de todo es que me dio dos vestido iguales pero en distintos colores. Lo sé. Es una locura. Una locura que me viene muy bien para mi costura kamikaze.

Coserlo ha sido sencillo… después de entender lo que estaba haciendo. Quedé un poco pillada con el canesú, pero es principalmente por mi falta de pensamiento abstracto 😛 No preocuparse el resto de los mortales. Es una costura sencilla y muy agradecida.

canesú

Revés: Canesú forrado. Exterior e interior en algodón.

canesú vestido

Derecho: Canesú terminado. Ya sólo falta coser la falta a la pieza.

Hice hasta ojales, con el miedo que les tengo. Transgresora que es una a la par que arriesgada. Todo un plus.

vestido niña reciclado

El vestido tiene una especie de manga japonesa que me gusta mucho. Perfecto para llevar sólo o con leggins de bajo. A la niña le encanta porque es tela de corazones y tiene mucho vuelo cuando da vueltas sobre sí misma. Exitazo = Madre feliz  🙂

detalle lazo

El lazo ni lo tuve que hacer. Lo tenía el vestido en el escote trasero ¿genial verdad?

trasera vestido niña

Los ojales: Asignatura suspendida para septiembre. Les tengo pavor, igual que a las cremalleras.

El patrón me gustó mucho. Tanto que lo he repetido. Es un traje o blusilla ideal para el cole o las tardes de parque. En invierno caerá seguro uno de tela de pata de gallo. Seguro. Más amplio para poner un cuello de tortuga debajo. Ya lo estoy imaginando…

NOTA: los botones de la foto de portada son de la caja de botones de mi abuela. Una reliquia familiar en toda regla. Me chifla abrir esa caja de tesoros

 

¡No te olvides de dejar tu comentario!

1 Comment

  1. […] madre me dio dos traje iguales en distinto color. De uno saqué este vestido. Y el otro rápidamente se convirtió en un pantalón sarouel para La Pequebella. Igual que […]

Deja un comentario

*