El niño come tenis

hgh-1

Los de las empresas deportivas varias pueden vivir tranquilos unos cuantos años porque tienen los estudios universitarios de sus hijos y nietos asegurados. La intensa actividad física de mi hijo le pagará sus respectivas carreras. No les quepa la menor duda. Esta familia dará buena parte de sus rentas a las multinacionales y marcas blancas del sector. Mi hijo se come los tenis o zapatillas deportivas, o las bambas o como te dé la gana llamar.

5 meses de que le han durado

 

No los usa como una persona normal. Él los devora, los consume, los desintegra, los aniquila. Los destroza.

Este par acaba de pasar a mejor vida y han llegado justitos a los cinco meses de existencia. La última puesta fue en una excursión a la montaña. No hubo fotografía de despedida ya que al llegar a casa fueron directamente fueron a la basura.

 

¿Cómo se pueden roer de esa manera?

Además el pequeño tiene fijación zapatilla y no concibe variar de calzado alguna vez en la vida. Así como para su hermana la elección del calzado es una fiesta con palabras mayúsculas para él no hay posible elección. Debe ponerse los mismos todos los días. En casa descalzo y en la calle sus tenis. Así día tras día. ABURRIMIENTO.

A mi hijo el ímpetu se le escapa por los pies ¿y al tuyo?

 

 

¡No te olvides de dejar tu comentario!

Deja un comentario


*