¿Dónde están mis Manolos?

manolos

A veces miro fotografías de hace seis o siete años y no me reconozco.

Yo quería unos Manolos.

tenía unos preferidos pero me dada igual que Manolos fueran. Trabajaba a tope, trabajaba mucho y quería unos Manolos porque Manolo Blahnik es lo más y los zapatos de tacón lo más fantástico…

Concretamente siempre he soñado con este zapato. El zapato más maravilloso del mundo es este:

manolos

Son perfectos hasta aburrir. Me encantan, me chifla y ahora me parecen incomodísimos.

La última vez que me puse tacones lo recuerdo perfectamente. Va a hacer dentro de poco ¡Dos años! ¡dos años santa madre del amor hermoso! y lo recuerdo perfectamente porque lo pasé fatal.

Fue en un cumple de un amigo del principito y sólo tuve que caminar unos metros y luego estar de pie y sentada charlando con la gente. No tuve ni que bailar, ni hacer el camino de santiago.. y yo, que iba de compras con un taconazo, no aguanté en un cumple infantil un tacón medio de los zapatos “cómodos” que tenía.

Un zapato que me ponía para ir a currar y mira que currando no paraba quieta un segundo. No pude con ellos.

Botas compradas en el embarazo de la niña. Menos en verano: vivo con ellas.

Ahora vivo con esto. Me los compré en el embarazo de la niña y menos en verano: vivo con ellos.


Ahora tengo un montón de zapatos en sus cajitas esperando que algún día me los vuelva a poner, o no. No lo sé. No lo entiendo.

A veces quiero volver a ser aquella chica guerrera que miraba al mundo desde las alturas pero si me pongo esos zapatos tendré que exigirle al mundo que vaya más despacio. Mis hijos se pasan esa exigencia por el forrete del calzón.


¿Tendré algunos manolos en mi vida?

¿Volveré a desearlos con aquella misma intensidad?

Hagan sus apuestas…

¡No te olvides de dejar tu comentario!

10 Comment

  1. Yo de momento no me los he vuelto a poner y el mayor ya tiene diez años. Todo depende de las ganas que tengas de ponértelos. Un saludo.

    1. Bufff diez años ya son muchos. Yo creo que si pasa tanto tiempo no te los vuelves a poner porque es que la última vez que me los puse me arrecieron un horror así. Si pasa más tiempo más horron me parecerán seguro ;). Ganas de ponerlos ninguna, desde luego.

  2. Quién nos iba a decir que la maternidad nos cambia hasta de zapatos, verdad? Yo llevaba taconazos a diario, ahora tampoco los aguanto ni cinco minutos! Pero oye, que soy mucho más feliz ahora!!!

    1. Kiwa Kawaii es verdad y me gusta mucho que tú también fueras de taconazo porque entonces entiendes a la perfección lo que me pasa. Cómo cambia todo… como cambiamos nosotras…

  3. Pues yo ni antes, ni después de los peques. Soy muy comodona y no los aguanto nada. Pero no te creas que no tengo, porque cuando me pongo “elegante” me los coloco, y me veo bien delante del espejo. Pero según me acerco hacia la puerta me puede la comodidad y vuelvo a los planos. Y entonce es cuando me siento más “yo”.

    1. jajajajajaj te imagino Manitas, manotas, manazas caminando hacia la puerta y buscando tus zapatitos planos… eres la más lista de todas. Yo por lo pronto los tengo en el armario pero como ando en plan minimalista no sé si deshacerme de ellos o no. Ahí está la duda.

  4. Como te entiendo! Yo soñaba con unos Jimmy Choo, siempre iba subida en mis tacones y de vez en cuando me daba una vuelta por Ortega y Gasset a buscar una ganga…ya ni me acordaba, es como si fuera otra persona.
    Cierto que mi trabajo de ahora no tiene nada que ver y que doy mil vueltas que no podría dar con aquellos zapatos pero, se echan de menos.
    Bs

    1. Hay Vanesa me has hecho recordar la búsqueda de gangas, montada a su vez en los tacones. Que tiempos. También iba con un súper bolso medio vacío y ahora el bolso va petardo de juguetes ¡Oh my god!

  5. Terrícola says: Responder

    Con los años nos hacemos prácticas,al menos yo.No sacrifico la comodidad por el glamour por muy “Manolos” que sean…son súper estrechos de orma.La vida se vive mejor con los pies en la tierra.Ademàs se me plantea la pregunta de quién ***** creyó que caminar con un calzo en el talón era buena idea..en serio?Seguriiito que fue un hombre.Son malos para la columna y para los pies…yo me di de baja del club del tacón hace años.”Para presumir hay q sufrir” pero sólo las mujeres.Anda que……

    1. Terrícola Yo ando igual que tú. Lo que pasa es que Manolo Blanik (ahora no recuerdo cómo se escribe) está en Tenerife y todo eso ha hecho volar mi imaginación a aquellos años en los que cada día era como mímimo 4 centímetros más alta. Eso sí para la columna son lo peor de lo peor. Y para las prisas y la comodidad ni te cuento. Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

Deja un comentario

*