Ese olor a sudor…

siesta-bebe-CC-81

Hay un sudor que no huele mal y ese es el sudorcillo de mis niños.

Ese sudorcillo de la siesta. Pegajoso y dulce.

Ese olor tan especial se encuentra escondido en el pelo repegado en la nuca. En trocito de carne que hay detrás de la oreja.  En eso caracolillos de pelo ensortijado. Ese es uno de los mejores olores del mundo mundial.

 Ese lugar secreto lo descubrí con  El Principito y ahora lo redescubro en La pequebella. Dos niños, dos lugares y mismas sensaciones

Debe ser algo completamente animal pero es que a mi el olor de la cabeza de mis niños cuando han dormido es que me encanta. Soy consciente de que a lo que huelen es a sudor. Pero me altera todas las endorfinas, me sube la oxitocina y se me derriten las rodillas. Voy de subidón maternal en toda regla.

Ahora ella está durmiendo y yo aprovecho y la olisqueo. Mmmmmmm…

Hoy es uno de esos días guays en el que los astros se alinean y estoy en casa y La Pequebella  hace la siesta  a una hora honrada. La he puesto a dormir en la cama de El Principito. Yo he pasado de todo y me he acurrucado junto a ella, la he olisqueado y he admirado lo guapa que está, lo que ha crecido y lo feliz que duerme por el día.

Por un rato todo me ha dado igual y me he olvidado del mundo. Menuda terapia.

¡No te olvides de dejar tu comentario!

Deja un comentario

*