Mi lactancia en támdem (IV)

Categorías General0 comentarios

Casi cuatro años de teta.

Más de un año de teta en tándem.

Ese es mi curriculum de ¿lactancia prolongada?

Where is the milk, mum?

Y la gran mayoría de mujeres de mi entorno, digo la gran mayoría por no decir la GRANDÍSISISISISMA mayoría se sorprender de que aún siga danto teta.

La mayoría no se sorprenden en plan: ¿¿¿Todavía???. (Sinceramente creo que no se sorprenden bajo ese prisma porque ya lo tienen asimilado). A la mayoría lo que le sorprende y les parece algo bastante extraordinario es que aún yo tenga leche que dar a miS hijoS.

Cuando me preguntan o ven a La Pequebella mamando se sorprenden de que todavía “me quede leche” y me ven como una mujer que ha tenido mucha más leche que el resto de mujeres que conocen. Que he tenido mucha suerte vaya. Así estamos en nuestro gran desconocimiento de la lactancia materna.

Nosotras mismas, las mujeres, no sabemos cómo funcionamos.

Entonces me cuentan que a ellas se les secó la leche. Sus primas no tenían.  Fulanita tenía sólo un hilito. A Menganita no le llegaba ni para el cortado.  A Tozudita le dio mastitis y claro, el médico le dijo que no podía darle esa leche al niño y le tuvieron que dar unas pastillas para cortársela. A Zutanita el niño se le quedaba con hambre. La niña de Segismunda no paraba de llorar porque quería mamar cada hora porque no se llenaba. La vecina del quinto sólo tuvo  leche  tres meses y luego le tuvieron que dar la ayuda. A su hija, cuando nació su nieta, le tenían que apretar la teta y sólo salían unas gotitas, que la pobre no tenía. El pediatra le dijo a Marcianita que su leche ya no le alimentaba al niño. Sigfridita no tenía pecho ninguno y claro de donde no había no se podía sacar. A final me cuentan que todas ellas se secaron.

Pero luego también me dicen que sus abuelas sí, que sus abuelas dieron de mamar a sus madres así como yo, de forma abundante. Alguna abuela incluso dio alimento al hijo de alguna vecina enferma. Me cuentan la historia de una de ellas, que dio de mamar a la vez a su hijo y al de la vecina por tres años. Eso sí era normal en sus abuelas. Mucha leche, mucho tiempo.

La abuelas tenían leche pero a las hijas de esas abuelas de repente se les secó. Y lo dicen completamente convencidas. Y no me mienten.

Otros han sido muy listos y nos han engañado. Nos han hecho creer que de repente eso de fabricar leche es algo complicado que sólo se reserva a unas cuantas afortunadas con una genética predispuesta a ello. Al resto de mujeres va y se nos seca la leche.

El 90% de mujeres de las que me hablan no puede habérseles secado la leche. Si fuéramos a ese ritmo de hipogalactia nos encontraríamos ante un problema mundial.

Ah no! problema mundial no porque a las africanas, a las indias amazonas, a las hippys, a las naturistas, a las mongolas, a las nórdicas y a un montón de alemanas no se les ha secado la leche. Ellas vete tú a saber porqué  tienen leche abundante como yo.

¡Menuda industria hay montada alrededor de nuestras tetas!

Si caes aquí de casualidad y das teta o quieres dar pecho o te lo estás planteando. No te desanimes. La hipogalactia es poco frecuente. Es difícil que no puedas producir la leche necesaria para tu bebé.
Cada niño es un micromundo. Algunos al nacer están en la teta todo el día. TODO EL DÍA. Y es normal. Se despiertan hambrientos por la noche y es normal. Quieren mamar a los cinco minutos de haber mamado y es normal. Suben al principio rápido de peso y luego se estancan y es normal.
Si quieres dar el pecho y encuentras un problema para hacerlo coge el toro por los cuernos y busca un especialista. No te quedes con tu médico de cabecera si no te convence, si ves que no domina la lactancia materna olvídate de él y busca. Busca.
Si es lo que quieres no te desanimes y no hagas caso a todas tus vecinas. Escúchate a ti y escucha tu cuerpo. Confía en él y sal adelante. La recompensa es grandiosa.

 

¡No te olvides de dejar tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.