Hermanos

Categorías Sin categoría2 comentarios
Logré pillarlos al fin, sin que se dieran cuenta.



Una mañana, de un fin de semana cualquiera, veo a mis niños que comienzan a jugar juntos y muero de amor.


Veo al principito abrazar y besas de manera espontánea a su hermana y me derrito. No los puedo evitar. Verlos disfrutar a uno de la compañía del otro me hace sentirme muy feliz.

La pequebella cuando ve a su hermano entrar en el coche al ir a buscarlo al colegio se pone contenta de verdad. Él está contento también de reencontrarse con ella y yo aunque a veces voy con prisas, o malhumorada, o cansada o aburrida, o harta de todo y más, soy capaz todavía de fijarme en lo bonito de ese momento.

El principito nos puso muy fácil el comenzar a ser una familia de cuatro y la pequebella tampoco puso mucha dificultad. Al llegar por primera vez a casa ella dormía mucho, muchísimo más que su hermano con el mismo tiempo. Eso me daba bastante margen para atender al principito y que la suma en el núcleo familiar se hiciera para él lo más cómoda posible. Ahora es diferente, muy diferente. La pequebella quiere estar conmigo, encima de mi, las 24 horra del día. Se ha vuelto realmente posesiva conmigo y él lo lleva lo mejor que puede. Realmente es muy difícil que él y tengamos un momento para los dos.  Creo que hace meses que no lo tenemos. A pesar de eso su generosidad y amor con ella no disminuye.

Él la cuida, la cuida mucho. Tanto como para atenderla si se hace daño, o si él le hace daño sin querer. Le quita las cosas que le puedan lastima. También le quita las cosas con las que ella está jugando y quiere coger él. Raro fuera que no lo hiciera.

Aguanta estoicamente los manotazos que ella le da, sin querer o queriendo. No se los devuelve sino que viene lloroso a mi lado a decirme que ella le dio. Una buena dosis de besos parece que le quitan el dolor.

Su relación es bonita, muy bonita. Y es fácil para los dos. Tienen  a veces celos pero nunca han sido un problema. Va por rachas y la que lleva ahora peor eso de compartir a la mamá es ella. 

Me gusta que sean hermanos, que se tengan el uno a la otra. 

Todos los días los miro y deseo que ese amor que se tienen lo tengan para siempre. Espero que sepan valorar lo que significan ellos en su relación con el mundo y que pase lo que pase se quieran toda la vida.

Yo no tuve hermanos y los veo a los dos juntos y me parece lo más bonito del planeta.


¡No te olvides de dejar tu comentario!

2 pensamientos en “Hermanos

  1. Yo también soy hija única y quizás por eso no dudo en mi idea de tener dos hijos. Quiero que mis hijos se tengan mutuamente. La foto es muy bonita y como vea algo parecido en mi casa sé que también me moriré del amorrrr… 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.