Costureo: pañales de tela

blogger-image-758772698

Quien me ha visto y quien me ve. Eso es lo primero que puedo decir en una entrada que se titula así: pañales de tela.


Uso pañales de tela, combinados por la noche con pañales de toda la vida (bueno de hace más o menos 40 años), los desechables.

Comencé a usarlos porque soy más curiosa que otra cosa. Me gustaron y con ellos me quedé. He tenido rachas en los que no los he usado pero ahora su rutina de uso está bastante establecida, tanto que los doce que tenía se quedaron en pocos y necesitaba más. Y quería hacerlos yo. Definitivamente soy una mamá amish

Lo primero que hice fue hacer la tesis doctoral vía internet de cómo hacer pañales de tela. Y no se crean ustedes que tardé dos días. No, no, yo estuve barruntando la idea noche tras noche leyendo y dejándome las dioptrías en el teléfono móvil.  De toda la documentación que recopilé, absorbí y asimilé o deseché me quedo con este video tutorial en que se explica muy bien cómo coserlos y esta súper entrada que es la primera parte de un tutorial detalladamente explicado sobre el tema.

El patrón lo saqué directamente de un pañal de los que tenía. Los míos son talla única y por medio de snaps se van acoplando al crecimiento del bebé. Me decidí hacerlos de snaps por completo porque a pesar de que con el velcro el pañal queda perfectamente ajustado a veces le roza la piel a la niña ( y al niño por la noche). Así que también hice un máster en cómo ponerlos porque al principio no me quedaban bien del todo. No cerraban correctamente porque el grueso de las telas no era suficiente para que el botón se acoplara bien. La solución pasó por cortar un poco cada uno de los rabitos y luego insertarlos en la tela. Definitivamente en Internet están todas las respuestas 😉

¿Coserlos fue fácil? Fácil, lo que se dice fácil NO. Si tuviera que coserlos para venderlos serían los Manolo Blahnik de los pañales de tela. Me costó pillar la relación de amor/odio que tiene la tela PUL con la tela interior del pañal. La mía era un poco elástica así que a medida que cosía la tela se alargaba y me sobraba patrón por todos lados. Pero es como en todo: el primero quedó terríficamente peor que el sexto. Eso sí, me gustó más coserlos que comprarlos. Como insertables usé una tela de microficha que compré específicamente para eso y cuando se me acabó y necesité más utilicé tela de rizo de toalla (reciclada, of course).

NOTA IMPORTANTE: Lavar pañales de tela es bastante más sencillo y limpio de lo que podemos en un principio imaginar. Hay muchísimas páginas que pueden aclarar las dudas y la lavadora hace el resto. Lo difícil era antes, cuando nuestras abuelas lavaban a mano. Santas, que eran una benditas santas.

¡No te olvides de dejar tu comentario!

Deja un comentario


*