Estoy una pizca de harta…

La pequebella nació el 31 de diciembre. 
A las 09:20 horas de una maravillosa y soleada mañana.
Un parto rápido y respetado. Si te pica la curiosidad lo tienes aquí.
 
Estoy hasta el real moño que cada vez que digo la fecha me miren con cara de penita y me digan:
– hayyyyy que mala fecha pobrecita!!!-
 
Esto puede venir acompañado con un lastimero:
– Y encima pegado a los reyes. Ahora tendrá todos los regalos juntos-
 
¿¿¿¿¿¿¿¿¿Cómo????????
 
La pequebella nació un día maravilloso. Un día de bendición. Un día que antes para nosotros no era ni chicha ni limoná y ahora por el resto de los días que nos quedan por vivir será EL DÍA. El gran día que ella decidió asomar a nuestro mundo. El mágico día que vio por primera vez la luz.
 
Es un día estupendo y no consiento nadie nos diga lo contrario.
 
¡No te olvides de dejar tu comentario!

4 Comment

  1. Ohh no recordaba la fecha, ya va a cumplir año!!!! Mími nació un 5 de enero, así que me imagino que en España estaría hasta el moñito de escuchar mas o menos lo mismo…

    1. Guauuuuuu vero en la vida te vengas a vivir a España!!!!!! Jajjajajaja volverías a cruzar la frontera harta como una maraca

  2. Raquel Toste says: Responder

    Si que es asombroso…una fecha que no significaba nada…ni el mes…ni la hora y de pronto zas!!!! Tres datos que pasan a ser el mejor mejor momento de tu vida! Que bella era desde el primer segundo la pequeña bella!

    1. Hay amiga!!!! Que razón que tienes. Esas cosas de la vida me fascinan.

Deja un comentario


*