¿A quién adora tu hijo?

Categorías General6 comentarios
Los adultos tenemos amigos, personas que nos caen bien, conocidos, familiares, allegados… Tenemos muchas formas de relacionarnos con otros adultos pero, a no ser algún mitómano que otro, no adoramos a otras personas (no contemos a los hijos que los queremos más que a nuestro propio aliento). Adorar, lo que se dice adorar. Contundentemente y de forma arrolladora. 
 
Los niños sí. Los niños pueden adorar a otra personas hasta las tripas. Los niños son pasionales, sinceros, políticamente incorrectos, desprendidos y generosos. Los niños aman a otra persona sin plantearse siquiera si son correspondidos.  
 
Mi principito adora a su primo favorito. Pregunta por él todos los días, si está él se para el reloj, se le quita el hambre, se le ilumina la cara, se le hace más grande y bonita la sonrisa, se le quita el sueño y cualquier necesidad previa. Si está con él, está con todos.
 
Este amor tan entrañable y puro es absolutamente correspondido y aunque no lo fuera, el principito seguiría mirando a su primo con ojos de puro amor. Su primo es tan grande, sabe hacer tantas cosas, es tan ágil, tan listo, tan divertido, tan, tan, tan…
 
Hoy hemos pasado el día los cinco juntos y hemos hecho muchas cosas. Mi hijo ahora duerme feliz y sé con quién soñará esta noche.
 
Felices sueños principito. 
Felicidad
Felicidad
 
 
 
 
¡No te olvides de dejar tu comentario!

6 pensamientos en “¿A quién adora tu hijo?

  1. Pues mi niña mayor adora a su abuelo, es pasion lo que tienen el uno por el otro. Todo lo que mi padre no hizo con nosotras lo ha hecho con ella cambiarle pañales, darle biberones y sobretodo jugar mucho y reñir poco jeje.
    Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.