Urticaria

Categorías General3 comentarios

Jueves por la noche:
La intrépida madre se dispone a dar de cenar a su retoño bello sopa de pescado que previamente había descongelado. A día de hoy todavía se pregunta por qué no se la dio. Finalmente el principito cena yogur y picoteos varios.

Diez de esa misma noche. La madre intrépida después de dormir a la tripa baja a cenar su “Sopita de pescado” calentada por papá. Se la toma tan tranquila y a la media hora comienza un picor en el brazo izquierdo y unas ronchicas. La madre piensa que le han picado los mosquitos. Al rato las ronchas se extienden a la cintura y piensa entonces que ha sido una pulga. En medio de su rasca rasca se dispone a poner a lavar y embolsar toda la ropa que ha tocado ese día por miedo a que la maldita pulga siga en casa. Teme entonces por la delicada piel de sus hijos.

Mismo jueves rozando la media noche:

La intrépida madre roza el histerismo porque los ronchones siguen campando por su cuerpo y el picor es ahora demoledor. Después de buscar en “Google imágenes” ( por cierto este hecho bastante poco recomendable) se da cuenta que ni mosquitos ni pulgas ni la madre que los parió. La intrépida madre tiene una urticaria de aquí a la pared de enfrente, causada seguramente por la sopa de pescado que a) estaba en mal estado b) le ha causado una reacción alérgica antes jamás descrita.

La madre intrépida no tiene ganas de movilizar a toda la tropa incluido bebé lactante y supone que los terribles picores y ronchones desaparecerán en unas horas.

CRASO ERROR

Al día siguiente la intrépida madre después de dejar al principito en la guarderia, llama a la sobrimadre para que deje su vida por unas horas y la acompañe a urgencia para que cuide a pequebella lactante mientras la atienden a ella. Todo esto con el cuerpo ardiendo en picor y maldiciendo su existencia picorosa.

La pinchan, tiene que volver al día siguiente para que la vuelvan a pinchar porque después de pasar el efecto se ha puesto igual y ha de tomar por diez días medicación para tal reacción que la trae por el camino de la real amargura.

Pica que te ca… Y en medio de su histerismo picoril piensa que dentro de su mala suerte por tomar una sopa que casi la lleva al otro barrio, ha de agradecer al universo no habérsela dado al principito.

La descongelé para los dos y en el último momento le cambié el menú al chiqui. Un ángel nos cuida desde los confines del universo. Lo tengo claro.

La madre histérica por el picor y a partir de ahora obsesionada por la conservacion de la cadena de frío de los alimentos agradece desde esta humilde morada la existencia de la página web www.e-lactancia.org. Porque una cosa es decirle al médico que miren la medicación porque estás dando de mamar, otra que te haga caso, y otra es llegar a tu casa y comprobar que lo que te han prescrito es completamente seguro.

¡No te olvides de dejar tu comentario!

3 pensamientos en “Urticaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.