La peor noche

Anoche fue la peor noche, La peor de todas con diferencia. No  sabía que hacer ni cómo actuar.

Pongámonos en antecedentes: 

Dado mi avanzazo estado de preñez oronda decidimos pasar la cunita del principito para el lado del papá porque a mí me costaba horrores levantarme de la cama en vez de por un lateral, por los pies, ya que la cuna adosada me interrumpe el paso. Al principio bien, luego no tanto así que al final algunas noches, sobre todo cuando papi tiene una jornada muy complicado al día siguiente, yo me quedo en el lado del papá y me aguanto. El principito hasta el momento dormía feliz, se despertaba alguna vez pero nada más. Lo calmaba y punto. Incluso a veces no quería ni “subir” a la cama nuestra sino que yo lo tocaba y se quedaba en su cuneta.

Anoche no, anoche fue la primera noche que pusimos el moisés de la hermanita en la habitación para que él lo vaya viendo ahí y no sea nada extraño que ponemos en el dormitorio cuando ella llegue a casa. Yo dormí incluso por el lado del papá porque hoy era un día muy largo para él. Se durmió sin problemas conmigo en la camita porque además la noche anterior había estado malito y no había descansado bien. De repente de madrugada se despierta y no sé lo que quiere: se revuelve, llora, patalea. GRITA, GRITA MUCHO, MUCHO MÁS,  una rabieta como un castillo, pregunta por mami y mami le dice que está aquí a su lado, me lo pongo encima y nada: ni quiere ni deja de querer. Estuvo como una hora hora fatal. El papi se puso en mi lado para ver si se calmaba pero nada entonces empezaba a gritar por mí como si no hubiera mañana… acabó dormido de agotado. Aunque a las dos horas más de lo mismo pero en menor medida. Luego a las diez de la mañana lo tuve que despertar porque estaba frito. Como si nada hubiera pasado. Contento y feliz. Yo casi que ni quería dormirse por si él se despertaba. Las otras veces que se despertó se durmió a mi lado pero no sin antes llorar un buen rato 0_0

Y yo me pregunto: ¿Qué le ha pasado? pensé que podría ser que ve que hay cambios en la casa pero luego me demuestra que no, que lo de la hermanita además de que no termina de comprenderlo no le afecta de forma negativa (le da besos a la tripa, la toca, le hace cariñitos, me quiere poner cremita, etc). Preguntando descubrí que sobre los dos años los niños pueden tener pesadillas o terrores nocturnos y creo que va estar más en lo segundo. Los terrores nocturnos de las narices.

No se calma con nada, ni siquiera con mamá.

Vamos a ver cómo salimos de esta porque verlo así además de partirme el alma también he de decir para ser sincera, que acaba con la poca paciencia que me queda en la semana 35 de embarazo. Está muy irritado y tienes unas rabietas diurnas por casi cualquier cosa. De repente está muy llorón y se enfada muchísimo conmigo. 

Bueno pues eso, que estamos en uno de esos momentos delicados de la vida. espero que todo vuelva a su cauce prontito. Porque mi niño es un niño feliz que veo que ahora tiene una lucha interna que no sé bien dónde llega :((

¿¿A alguna le ha pasado alguna cosa remotamente parecida??
¡No te olvides de dejar tu comentario!

2 Comment

  1. A mí me ha pasado y es desesperante. El chiquillo se contorsiona en tus brazos y no se puede hacer nada. Encima tienes que tener muchísimo cuidado no se le vaya a escapar una patada a tu barriga. Aún hoy en día, con tres años, a veces se pone a gemir o a llorar y soy incapaz de despertarle para consolarlo. Menos mal que ya no son las rabietas de antes, pero sigue siendo desesperante.

    La verdad es que no tengo ninguna solución. Yo le decía cosas bonitas e intentaba abrazarle todo el rato hasta que se calmaba de puro agotamiento.

    Espero que no vuelva a pasaros. Comprueba que ninguno de los dibujos animados que ve le da pesadillas. Daniel tenía con Bob ESponja y ciando me enteré ya habíamos pasado un montón de noches horribles.

    Descansa y cuidate

  2. Seguro que fueron pesadillas o terror nocturno. Acabo de conocer tu blog pero me quedo por aquí. Un besazo

Deja un comentario


*