La otra mano.

La otra mano es la mano que molesta. Me explico:

El principito mama desde el momento cero de su nacimiento. Lo ha hecho desde ese instante de una manera perfecta. No he tenido ni una grieta ni impedimento alguno.

Le salieron los dientes y temí unas dolorosas mordidas. Nunca llegaron. Pero ahora hay días que darle de mamar es una acto de pura paciencia porque el principito… Ha cogido una molesta manía.

Esa manía antipática consiste en mamar tranquilamente pero a la vez buscar mi escote, introducir la mano, buscar el pezón libre y tirar de él, pellizcarlo y no sé que más torturas chinas…

Así estoy ahora intentando por todos los medios que la otra mano no acabe con… Mi otro pezón.

Related posts:

¡No te olvides de dejar tu comentario!

2 Comment

  1. Siiiiii es un entretenimiento infernal! Y si no le dejo se dedica a pellizcarme la teta de la que mama. De momento si le dejo mi mano le vale para parar la tortura, ya veremos cuándo sea más grande…

  2. Jajaja han sintonizar lo llamo yo! Creo que les relaja pero es verdad q a veces es agotador. Un besito y paciencia?

Deja un comentario

*